Compartir

El responsable del operativo en el que se sacrificó a el perro de la auxiliar de enfermería contagiada por ébola, Excalibur, ha anunciado su dimisión. La decisión de Lucas Domínguez Rodríguez, director del Centro de Vigilancia Sanitaria Veterinaria (Visavet), ha sido anunciada por la Universidad Complutense de Madrid, que lo ha lamentado.

La Complutense recalca que siempre ha apoyado y continuará apoyando a Visavet y subraya que es cierto que un primer momento el rectorado dio el visto bueno a la inactivación biológica en las instalaciones para el traslado del perro, a pesar de que, finalmente, se llevara a cabo lo dictado por el juez y la Comunidad de Madrid.

Sin embargo añade que, tras conversaciones mantenidas con la Inspección de Trabajo, se tomó la decisión de revocar el permiso para garantizar el funcionamiento de las instalaciones de seguridad biológica y preservar la seguridad y la salud de los trabajadores del centro, de la Facultad de Veterinaria y de los alumnos.

El perro de la auxiliar de enfermería Teresa Romero fue sacrificado el pasado día 8, después de que las autoridades sanitarias decidieran que no había más remedio que matarlo para evitar riesgos de contagio.

Todas las asociaciones proanimalistas se mostraron en contra de esta decisión que consideraban errónea ya que no se le habían realizado pruebas para detectar el ébola y tampoco se sabe a ciencia cierta si los perros pueden transmitir el virus o contagiarse de él.