Compartir

Las primeras declaraciones del consejero de Sanidad de Madrid, Javier Rodríguez, que dedicó a la infectada por ébola, Teresa Romero, fueron para acusarla de “mentir” sobre su estado de salud. Esta acusación solo ha sido el principio de una larga lista de acusaciones que ha intentado matizar en los medios sin mucho acierto.

Para explicar a uno cómo quitarse o ponerse un traje no hace falta un master, unos tienen una mayor capacidad de aprendizaje que otros“, afirmó el consejero de Sanidad de Madrid al ser preguntado por las instrucciones a seguir por los médicos y enfermeros durante el programa de Ana Rosa Quintana. “Ha tardado días en reconocer que pudo tener un fallo al quitarse el traje. Si lo hubiese dicho antes habríamos ahorrado mucho trabajo” sentenció Javier Rodríguez.

El maratón de entrevistas continuó en 'Onda Cero', y con ello el cúmulo de desafortunadas declaraciones en contra de la afectada: “Yo tengo compañeros míos que operando pacientes se han contagiado de sida porque se han pinchado y porque tengan sida no se les va a dejar de operar“.

En los micrófonos de la 'Cadena Ser' aprovechó para 'sacar pecho', asegurando que”si tengo que dimitir, dimitiría. No tengo ningún apego al cargo, soy médico y tengo la vida resuelta“, y apuntó que “si todos los asuntos médicos son responsables los políticos, cambiaríamos cada dos días la administración“.

Para ponerle la 'guinda al pastel' de despropósitos, Javier Rodríguez se dejó caer por 'Espejo Público' para intentar matizar sus palabras asegurando que “yo había dicho que podría haber mentido porque ha ocultado los datos, ha tardado días en reconocer que había cometido un error“. “Ella ya tenía experiencia de haberse puesto y haberse quitado el traje sucesivamente” sentenció el Consejero para escurrir el bulto.