Compartir

Se investigan y juzgan los delitos de crímenes de guerra y de lesa humanidad cometidos durante la guerra de Bosnia por los que se le juzga. Karadzic, quien se defiende a sí mismo en el proceso, reiteró su “total inocencia” y afirmó que la Fiscalía de la TPIY “exagera” en las conclusiones “sin tener en cuenta la decisión de los serbios”.

“Todos los serbios están acusados en este juicio”, afirmó durante su comparecencia ante el TPIY, que esta semana escucha los alegatos finales de la Fiscalía y de la defensa en el caso contra el ex líder serbobosnio por su implicación en el conflicto de Bosnia (1992-1995), que ocasionó 100.000 muertos y 2,2 millones de desplazados, según datos de la ONU.

La Fiscalía del TPIY hizo público el pasado viernes un documento en el que incidía en que la cadena perpetua “sería la única sentencia apropiada” para el ex líder serbobosnio.

Karadzic, de 69 años, se enfrenta a 11 cargos de crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y genocidio cometidos durante la guerra de Bosnia, como la matanza de Srebrenica -en la que murieron 8.000 varones musulmanes- o el asedio a Sarajevo, que dejó unos 12.000 muertos.

Acusó a la Fiscalía de “no respetar la decisión de los serbios (…), académicos, escritores, doctores, que decidieron que mi partido era la mejor opción (…) y eligieron que mi partido les representara”.

En su opinión “las afirmaciones y conclusiones de la Fiscalía son en realidad inventos, supuestas verdades en lugar de pruebas y evidencias reales” porque “no tienen ningún tipo de pruebas en las que basar el juicio”.

En el documento de más de 700 páginas que la Fiscalía presentó el pasado viernes se subrayaban las contradicciones en que Karadzic había incurrido durante el proceso y se señalaban los hechos ya probados.

Asimismo, Karadzic acusó al fiscal, Alan Tieger, de que ante la ausencia de pruebas en su contra, “se ha centrado en mancillar mi reputación calificándome de mentiroso y de monstruo”.

“Yo sé la verdad y la Fiscalía sabe la verdad”, proclamó Karadzic ante el alto tribunal, al tiempo que acusó a la Fiscalía de “olvidar datos” y “malinterpretar mis palabras”.

“Mis esfuerzos estaban centrados en evitar la guerra y disminuir los sufrimientos durante el conflicto (…) y no en llevar a cabo una limpieza étnica según las conclusiones de la acusación”, dijo.

Igualmente mantuvo su versión de no saber qué pasó en Srebrenica, además de señalar que “no existió un ejercito secreto dirigido a eliminar a la comunidad bosnia y croata”.

La última audiencia de este caso se celebrará el 7 de octubre, en que fiscalía y defensa se pronuncien por última vez, antes de que los jueces del TPIY se retiren para decidir el veredicto y una sentencia, que podría tardar meses en darse a conocer.

Karadzic fue capturado el 21 de julio de 2008 cerca de Belgrado, doce años después de que el TPIY ordenara su detención, y pocos días después fue transferido a La Haya.