Compartir

El gobierno de Guipúzcoa ha colocado la bandera escocesa en la sede de la Diputación como “gesto de apoyo” a la independencia de Escocia, tal y como se anunció esta semana tras la aprobación del gobierno foral.

Además, se ha firmado una declaración institucional en la que se felicita al pueblo escocés “por el ejercicio que está llevando a cabo para decidir libremente su futuro” y señala que la soberanía “es un claro ejercicio democrático, señal de madurez y normalización”.

El texto señala además que “el estado español y el francés tienen mucho que aprender de la experiencia de Escocia”.