Compartir

Una empresa de aceite en Taiwán vendía aceite de procedente del reciclado de deshechos y el escándalo ha levantado un gran revuelo en el país asiático. En una rueda de prensa de la compañía, su máximo representante ha pedido disculpas de una curiosa forma.

Después de leer el comunicado, el empresario se arrodilla ante los medios de comunicación para pedir perdón y bebe del aceite que ha vendido durante los últimos años para mostrar su arrepentimiento.