Compartir

La picaresca no conoce límites. Y hay quien busca el menor de los resquicios para sacar ventaja ilegítima de las normas. La Justicia militar ha juzgado a un grupo 45 oficiales y suboficiales del Ejército del Aire por cobrar falsas mudanzas. En la resolución de Juzgado Militar Central número 2, constan varios delitos contra la Hacienda Militar, castigados con cárcel, cometidos por un comandante, 20 capitanes, 18 tenientes y media docena de sargentos. Es decir, mandos de la parte inferiro del escalafón dela carrera militar.

La trama por la que muchos recién licenciados de la Academia reclamaban la indemnización por traslado de residencia consistía en la presntación de documentos “falsos o mendaces, al no llevarse a cabo ninguna mudanza”. Los mandos obtuvieron así entre 2.300 y 4.000 euros por cada falso traslado, según publica el diario El Mundo.

¿Qué documentos eran esos? Los proporcionaba el cerebro de la trama, un teniente que se embolsaba el 25% del dinero. El juzgado resume así su actividad: “Durante su permanencia, primero en la Base de Cuatro Vientos (Madrid) y luego durante su estancia en el Ala 49 (Palma de Mallorca), se ofreció a los distintos militares que aquí aparecen como inculpados, en su mayor parte tenientes recién salidos de la Academia, para conseguirles […] presupuestos de distintas empresas de mudanzas, así como facturas falsas, para con ellas poder obtener éstos, de forma fraudulenta y sin la realización material de mudanza alguna, la indemnización por traslado de residencia”. 

Las cantidades percibidas por cada falsa mudanza llegaban a un máximo de 4.059. ¿Cómo se descubrió el 'pastel'? Por u número error de kilometraje. En abril de 2012, Un empleado civil de Getafe, al supervisar los papeles, comprobó la inexactitud en uno de los tres presupuestos que presentados. Eran  trámites para obtener la indemnización por un traslado desde Palma de Mallorca a Albacete. La empresa de mudanzas aseguró que el documento era falso.