Compartir

Sí, ya sabemos que el policía que abatió al adolescente negro Michael Brown, hizo 10 disparos con su pistola Glock, seis de los cuales lo hirieron y dos fueron mortales.

Una grabación de teléfono ha venido a imposibilitar la verdad oficial de que el policía Darren Wilson solo había efectuado seis disparos. El sonido registrado, hasta ahora desconocido, demuestra que hubo 10 disparos divididos en dos grupos. De inicio fueron seis, hubo una pausa de unos segundos y le siguieron otros cuatro. Aunque la autopsia de Brown indica que solo seis hicieron blanco.

Ese vídeo fue grabado por un vecino de Brown que se encontraba conversando en el ordenador con una amiga. Detrás de la conversación se escuchan nítidamente los disparos. Su existencia fue revelada el lunes por la cadena CNN, sin embargo había dudas sobre su autenticidad.

Este jueves se confirmó la autenticidad de la grabación y se la hora en que se realizaron los disparos sobre las 12:02 de la tarde del 9 de agosto, lo cual coincide con el incidente y la muerte de Brown. El boletín oficial de la policía consigna que el adolescente fue tiroteado sobre las 12:01 de la tarde.

La muerte de Brown, de 18 años, en un apacible barrio de clase media baja y mayoría negra, provocó una revuelta en la ciudad de Ferguson, Misurí, que duró 12 días, durante los cuales centenares de manifestantes lanzaron cócteles Molotov a la policía y enfrentaron sus gases lacrimógenos. En el momento más intenso, hubo más de 150 arrestos.