Compartir

¿Qué está pasando? Se sospecha que la información sobre los pacientes del sistema público sanitarios están llegando a manos privadas. O lo que es lo mismo, los hospitales públicos ceden irregularmente datos de pacientes a clínicas privadas. Y podría no ser descabellado porque ya hay una investigación en marcha. O varias: de la Agencia de Protección de Datos y de los ejecutivos de Madrid y Castilla La Mancha, comunidades desde donde parten las denuncias registradas.

Según el diario El País, los centros mencionados en las denuncias son el hospital de Fuenlabrada y el Virgen de la Luz de Cuenca, y el método sería el mismo: dejar los datos de las listas de espera en manos de clínicas privadas -nombre, teléfono y prueba a realizar- para que fuesen estas las que citasen a los pacientes con la promesa de agilizar sus pruebas diagnósticas. ¿Problema? Esa cesión de datos se realizó sin consultar a los interesados. Pero no son únicos casos. Se habrían registrado casos similares en Murcia.

El diario madrileño cita algunos casos de pacientes afectados por estas prácticas. Con el agravante, además, de que entre ls datos algunos hacen referencia al origen racial, la vida sexual, la religión y a la salud se consideran “datos especialmente protegidos” en la legislación.

¿Qué pasará? A los funcionarios implicados se les podría abrir expediente disciplinario. En el caso del centro público, si hubiera infracción, no existiría sanción económica. Si se demostrara que las clínicas privadas hacen un mal uso de los datos de los pacientes sí se enfrentarían a multas.

La Comunidad de Madrid reconoció hace unos días que uno de sus hospitales públicos, el de Fuenlabrada, había estado cediendo de forma irregular datos a una clínica privada. El caso fue denunciado a la fiscalía, al juzgado y en la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).  La dirección del Hospital de Fuenlabrada atribuyó todo a un error y a un “programa piloto” que tuvo que frenar en seco cuando la Cadena SER denunció el caso.