Compartir

Ver para creer. ¿Qué debía hacer la jefatura de policía y el estado de Missouri ante esto? “Con el estado policial en Ferguson, celebraremos el acto de recaudación de fondos en Sullivan City, localidad ubicada a unos 96 kilómetros de Ferguson”, informaron los Caballeros del Nuevo Imperio, una de las formaciones integradas en el Ku Klux Klan (KKK), en un comunicado.

El lí­der de la formación racista, Charles Murray, detalló que en el acto participarán “tres facciones diferentes del KKK” y agregó que “las donaciones serán de diez dólares o más”. Sobre el destino de lo recaudado dijo que: “Todo el dinero estará destinado al policí­a que hizo su trabajo contra ese negro criminal”, de acuerdo a declaraciones recogidas por el portal de noticias `The Raw Story`.

Murray advirtió, a cualquiera que se oponga al acto, que los organizadores “portarán armas”. Además, los Caballeros del Nuevo Imperio hicieron públicos sus planes de “proteger las empresas de los blancos cerca de Ferguson”. “Con los negros fuera de control, tenemos un grupo que irá a los alrededores de Ferguson. No podemos permitir que haya negros matando y robando a blancos inocentes”, señalaron en un un comunicado.

Por su parte, el alcalde de Sullivan, Thomas Leasor, aseguró que la Alcaldí­a no fue informada de los planes del KKK. “En nombre de la ciudad de Sullivan, recalcó que no hemos respaldado ni respaldaremos ninguna actividad basada en el odio, y más especí­ficamente en una basada en el odio racial”, remarcó Leasor.

Brown murió el 9 de agosto cuando un agente de policía le disparó, en circunstancias que, según declaró un testigo y aseveró la familia de la víctima, el joven estaba desarmado y no opuso resistencia cuando el agente abrió fuego.