Compartir

“La noche del 10 de agosto, un bombardeo alcanzó la zona de viviendas de la prisión de alta seguridad número 124 en la región de Kirov: un prisionero ha muerto, tres han sufrido heridas y otros quince presentan heridas leves”, ha asegurado en un comunicado el Gobierno local, según la agencia de noticias rusa RIA Novosti.

Fuentes municipales han asegurado que, tras el bombardeo, escaparon de la prisión 106 reclusos, aunque algunos de ellos han vuelto este lunes por la mañana al centro penitenciario.

Los ataques con artillería se han reanudado en la ciudad de Donetsk este lunes, lo que ha provocado cortes en 214 subestaciones eléctricas cerca de la planta de Tochmash. Los problemas se han solucionado algunas horas después en 200 estaciones, pero en otras catorce todavía se necesitan reparación.

La semana pasada, los ataques en Donestk acabaron con la vida de cuatro personas y dejaron 18 heridos. Según las últimas estimaciones de Naciones Unidas, más de 1.100 civiles han muerto en el conflicto y cerca de 3.500 han resultado heridos.