Compartir

El misterio se va aclarando. Al menos para Occidente. Las supuestas pruebas presentadas pro el Gobierno de Estados Unidos ha divulgado esta noche son vídeos con imágenes de satélite que demostrarían que Rusia entrenó y equipó a los rebeldes ucranianos que presuntamente derribaron el avión de Malaysian Airlines con 298 pasajeros a bordo. No solo eso. En la administración OBbama sostienen que, aún hoy, Rusia ha facilitando tanques, lanzacohetes y otras armas a las milicias afines de Ucrania .

The Washington Post o la  CNN ya han difundido algunas de las imágenes divulgadas hoy por funcionarios de inteligencia no identificados. En el periódico estadounidense citan las lecturas de los sensores que siguieron la trayectoria del misil que supuestamente derribó el avión malayo, marcas de metralla en la aeronave, análisis de conversaciones de los rebeldes en las que se atribuyen la autoría del suceso y fotos publicadas en las redes sociales.

EE.UU habría identificado, además, una instalación militar cerca de la ciudad rusa de Rostov como el contacto de Rusia y su potente ejército con los separatistas en Ucrania. Se trataría de un centro de entrenamiento y armas muy activo en las últimas semanas, según The Washington Post. 

Esas pruebas, en manos de EE.UU, confirmarían que fueron los separatistas los autores del ataque con un misil que propició el derribo el avión civil. 

El espionaje estadounidense tampoco ha llegado a una conclusión sobre el posible motivo del ataque. Aunque apuntan a que los rebeldes pudieron haber derribado el aparato por error al carecer de conocimientos, al carecer del entrenamiento suficiente para distinguir un objetivo militar de un avión civil.