Compartir

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha acusado este lunes al Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) de intentar “apilar cadáveres” para generar apoyos mientras continúa su disparo de proyectiles contra territorio israelí.

En una entrevista concedida a la cadena de televisión estadounidense NBC, Netanyahu ha asegurado que Israel no tiene otra elección que defenderse, al tiempo que ha culpado a las milicias gazacíes del incremento de muertos entre la población civil.

“Simplemente no les importa. Es importante dejar esto claro. Son responsables de todas las muertes de civiles, que nosotros intentamos minimizar”, ha manifestado. La mayoría de los más de 570 palestinos fallecidos son civiles, entre ellos más de un centenar de niños.

“¿Qué harías si las ciudades estadounidenses fueran atacadas con cientos de cohetes?”, ha preguntado el primer ministro israelí al periodista de la NBC. “Le dirías a tu líder: 'Un hombre hace lo que tiene que hacer'. Y un país hace lo que tiene que hacer. Tenemos que defendernos”, ha insistido.

Asimismo, ha acusado a Hamás de esconder cohetes en el interior de escuelas y mezquitas para incrementar el número de víctimas civiles. “No es un ciclo de violencia, es una estrategia deliberada de Hamás”, ha argumentado.

“Se hicieron con el control de Gaza hace unos ocho años. En lugar de convertirlo en una próspera comunidad a la orilla del mar, han ingresado miles de millones de dólares. En lugar de construir guarderías han construido túneles para atacar nuestras guarderías”, ha dicho. “Tienen esa visión patológica de la vida, y especialmente de la muerte”, ha remachado.

La separación administrativa y territorial se produjo en 2007 tras la victoria de Hamás en las elecciones legislativas de 2006. La victoria del movimiento islámico en los comicios, valorados como justos por lo observadores electorales internacionales, provocó que la comunidad internacional cortara sus ayudas a las autoridades palestinas.

Esto abocó a Al Fatá y a Hamás a unos enfrentamientos que finalizaron con la separación territorial y administrativa de Cisjordania y la Franja de Gaza. Desde entonces, Al Fatá controla Cisjordania, a pesar de no haberse hecho con la victoria en las elecciones, y Hamás está al frente de la Franja.

El enclave ha estado sometido desde hace años a un bloqueo por tierra, mar y aire por parte de Israel, mientras que Egipto mantiene prácticamente cerrado el paso fronterizo de Rafá, convirtiéndose en lo que se ha descrito como la mayor cárcel al aire libre del mundo.

El jefe de Relaciones Internacionales de Hamás, Osama Hamdan, ha respondido a las declaraciones de Netanyahu recordando que “Gaza está repleta de periodistas internacionales, y ninguno ha informado haber visto armas o milicianos alrededor de las decenas de hospitales, escuelas y mezquitas destruidas o atacadas por Israel”.

“Los mejores y más reconocidos periodistas internacionales visitaron el hospital para discapacitados que Israel bombardeó y no vieron lanzacohetes o combatientes de las Brigadas Ezzeldin al Qassam (el brazo armado de Hamás)”, ha dicho. “Lo que vieron es a los seres humanos más vulnerables e inocentes asesinados por un Estado terrorista”, ha criticado.

“Respecto a las víctimas civiles, las cifras hablan por sí mismas. Hasta el momento, Israel ha asesinado a más de 550 personas en Gaza, y según la ONU el 80 por ciento de las víctimas mortales son civiles. Por parte de Hamás, todos los israelíes menos uno muertos a manos de sus combatientes o por el impacto de sus cohetes han sido soldados de uniforme totalmente armados y en el campo de batalla”, ha detallado.

El Ejército israelí ha cifrado en 25 el número de soldados muertos desde el inicio de la operación 'Margen Protector'. La muerte de todos los soldados israelíes se ha producido después de la decisión tomada el jueves por el Gobierno israelí de iniciar una operación terrestre contra el enclave.