Compartir

El sumario de las facturas falsas de UGT Andalucía está trufado de episodios más o menos risibles y casposos. En una del 9 de enero pasado, una recién elegida secretaria general de la UGT-A, Carmen Castilla, recibe una felicitación por teléfono y se lamenta de que “la prensa pone que soy Susana Díaz” -en alusión a la presidenta andaluza- y añade: “Tiene cojones, con lo fea que es”. Tras esto, se escucha a su interlocutor, posiblemente el secretario general saliente, Francisco Fernandez Sevilla, decir  “tú le ganas en todo”.

Estos “pinchazos”, según publica El Mundo fueron acordados cuando la prensa empezó a publicar sucesivas informaciones sobre el presunto desvío por parte de la UGT-A de fondos de formación que recibía de la Junta.

En otra de las grabaciones, Germán Domínguez, exsecretario de Formación, dice en una de las conversaciones transcritas que Pastrana y Fresneda “necesitan un abogado de primera” porque “esta gente terminan todos en la cárcel. Y si no en la cárcel, seguro que les van a dar un sofocón bueno”.

Según publica El Mundo, las conversaciones grabadas por la Guardia Civil, demuestrarían que varias personas destacadas del sindicato apuntan a Fresneda como verdadero responsable de los hechos investigados. Así, el 14 de diciembre del 2013, un interlocutor comentó a Fresneda que había coincidido con Manolo -a quien los investigadores identifican como Manuel Pastrana, secretario general andaluz entre 1998 y 2013- y que se encontraba “depresivo porque la gente se le había quitado del medio”.