Compartir

Resulta chocante pero puede tener su impacto en la principal industria de nuestro país, al menos en la parte que le toca a Baleares. Tal y como publica el diario El Mundo, el turismo británico que veranea en la isla de Ibiza podría estar en peligro de muerte… al menos, según el consulado británico que acaba de empapelar las calles del municipio de San Antonio advirtiendo a sus compatriotas de que la muerte les acecha en vacaciones, y lo que es peor, que el mayor peligro son ellos mismos.

“Permanece con tus amigos, no vuelvas solo a casa o con alguien a quién no conoces porque te puede costar la vida”, advierte la campaña Enjoy and Respect -Diviértete y respeta- en seis carteles luminosos, 300 pósters y 15.000 trípticos que circulan por oficinas de turismo, comercios, bares y hoteles de la isla con el beneplácito del Ayuntamiento, gobernado por el Partido Popular.

Y a quién vive del turismo esto le huele a cuerno quemado. Empresarios turísticos o Federación Hotelera de la isla, que tras pedir sin éxito tanto al Consistorio como al Consulado Británico de Palma de Mallorca que retiren la campaña, se están negando a repartir los trípticos en sus establecimientos, o simplemente acaban en la papelera. 

No es para menos. De acuerdo con la campaña, también estarán en peligro de muerte aquellos que pierdan de vista sus bebidas, ante la posibilidad de que les puedan echar algo, una advertencia que, junto a la de caminar solo, no tiene antecedentes de víctimas mortales en el municipio.

Otro asunto que 'toca' la impopular campaña es el de los peligros que comprende el llamado 'balconing', aunque éste si con graves precedentes que se repiten con regularidad. De hecho, en lo que llevamos de temporada, ya se han contabilizado cuatro accidentes muy graves por esta práctica consistente en saltar de los balcones de los hoteles hasta la piscina.