Compartir

Hay 2,3 millones de niños pobres en España y la cifra sigue en aumento. El número de hogares en los que todos los adultos están en paro se ha multiplicado por 290% en España desde 2007, según las cifras del informe 'La infancia en España 2014', de Unicef. El desempleo es una de las principales causas por las que se incrementa progresivamente la pobreza infantil. Además, la brecha de la pobreza en hogares con niños se ha casi triplicado entre 2004 y 2012, pasando de 3,2% al 11,5%.

Los niños son los que se llevan la peor parte de la crisis en España y “tener hijos se ha convertido en un factor de riesgo de pobreza”, según Marta Arias, directora de sensibilización y políticas de infancia en Unicef España.

El informe de Unicef también hace referencia a una disminución del gasto público en la infancia de un 6,8% desde 2007 y un 14,6% desde 2010, que ha descendido a valores inferiores a los de hace siete años, hecho que afecta al 27,5% de los menores. El presupuesto para la infancia en 2014 ha sido de 43.766 millones de euros.

Unicef apunta como consecuencias de este empobrecimiento infantil a una “malnutrición” o “escasa calidad de la alimentación” de los menores, así como una reducción en la tasa de natalidad que conlleva a un envejecimiento poblacional.