miércoles, 12 agosto 2020 8:57

Abdicación del Rey: Prisas para que Don Juan Carlos sea aforado en menos de un mes

“Se está trabajando” en la nueva regulación del aforamiento del Jede del Estado, el Rey Don Juan Carlos. Así lo aclaró la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría este viernes tras el Consejo de Ministros. Los trámites legales y los requisitos administraciones van a toda máquina. ¿Por qué? Se pretende evitar que el Monarca pase de la inviolabilidad de la que ha gozado durante todo su reinado, a quedar a la intemperie ante cualquier tipo de querella, tenga sentido o no , cuando abdique en Felipe VI, tal y como publica el Mundo. 

Así, está claro que hay prisa en el Gobierno aunque es cierto que Don Juan Carlos carecerá de todo tipo de blindaje como mínimo durante el mes que puede durar la tramitación de la nueva regulación. Habrá un proyecto de ley, en cuyo caso la iniciativa parte del propio Ejecutivo, o en forma de proposición de ley, partiendo del grupo parlamentario que sostiene al Gobierno. Todo urgente.

Pero hay un problema en los plazos. Como quiera que el nuevo aforamiento no puede ser aprobado bajo la forma de decreto, hay que cumplir los trámites que el Reglamento del Congreso establece para las leyes orgánicas. Todas las opiniones giran en torno a un plazo medio: Un mes. Ése es el tiempo en que Don Juan Carlos estaría 'desprotegido'. Por ello,para conseguir la máxima celeridad lo más apropiado sería la fórmula de la proposición de ley por parte del Grupo Popular. Por esta vía sería incluso posible sortear el trámite de consulta preceptiva a los órganos constitucionales y de esta forma acortar el tiempo de tramitación.

NO HABRÁ UN SOLO ACTO PARA LA ABDICACIÓN Y LA PROCLAMACIÓN 

Si pudiera darse carta de naturaleza legal a la abdicación y la proclamación de Felipe VI en un mismo trámite parlamentario el asunto sería solucionado en parte. Pero no será así. Los tiempos podrían alargarse a la vista de que la semana entrante el pleno se centrará precisamente en la aprobación del proyecto de Ley Orgánica de Abdicación y, en la siguiente, se producirá la sesión extraordinaria y conjunta del Congreso y del Senado para el acto de proclamación del nuevo Rey.

El mes de julio, además, es inhábil parlamentariamente. 

La vicepresidenta del Gobierno minimizó la importancia de que Don Juan Carlos quede judicialmente desprotegido durante varias semanas con el argumento de que “deja de ser inviolable a futuro, pero eso no implica recuperar la responsabilidad por los hechos cometidos en el ejercicio de su cargo”.

Santamaría apuntó también que la “reflexión” sobre el “vacío legal” en la condición jurídica de algunos de los miembros de la Familia Real ya la hizo el Gobierno el pasado mes de abril, cuando decidió incluir en el anteproyecto de reforma de la ley del Poder Judicial el aforamiento de la Reina y del Príncipe de Asturias. Pese a ello, en dicho texto no se recogió el del Rey en caso de abdicación.

El aforamiento no es ni mucho menos un blindaje similar al de la inimputabilidad; implica únicamente que la instancia apropiada para juzgar a quien cuenta con fuero es el Tribunal Supremo.

Artículos similares