Compartir

Rajoy ha cerrado el mitin de este domingo del PP en Cuenca y ha dedicado una parte de su intervención a alabar a su exministro, envuelto en la polémica desde que el pasado viernes asegurase que había evitado mostrar superioridad intelectual en el debate en televisión con Elena Valenciano, la candidata socialista, para no ser tachado de machista.

El presidente no ha dicho una palabra tampoco hoy de este asunto, como tampoco lo hizo en el mitin ya del viernes en Valladolid ni este sábado en Barcelona.

Pero se ha extendido algo más que en otras ocasiones en pedir el voto para la candidatura del PP por las cualidades de Arias Cañete, una candidatura, no le cabe duda a Rajoy, que ganará las elecciones dentro de una semana.

El líder del PP, que ha subrayado que conoce a Miguel Arias desde hace “muchos años”, ha asegurado que es un candidato “tan extraordinario” como el trabajo que ha realizado de “servicio” a España desde todos los cargos que ha desempeñado. “Hemos perdido un gran ministro. Es verdad que hemos ganado una gran ministra, Isabel Tejerina, pero es verdad también que hemos ganado el mejor representante que podía tener España en las instituciones europeas, el mejor”, ha afirmado.

A continuación, ha defendido que a Arias Cañete “nadie tiene que explicarle” cómo funciona Europa. “A otros no lo sé. Mejor dicho sí lo sé, pero no lo voy a decir, vosotros también lo sabéis”, ha apuntado a su auditorio con ironía.

Ha dicho también que el candidato sabe dar “la batalla” en las negociaciones en Bruselas “porque ha ganado mil y unas para España”. “Y nadie tiene que recordarle que se trata de defender los intereses de España y de los españoles porque los ha defendido en muchas ocasiones y con mucho acierto. No voy a hablar de los otros porque ya lo sabéis, para qué voy a reiterarlo”, ha insistido en clara referencia de nuevo al PSOE.

LOS MÉRITOS DE COSPEDAL

Tras defender la candidatura de Cañete, Mariano Rajoy tampoco se ha ahorrado alabanzas para su número dos en el partido y presidenta del Gobierno de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, quien ha intervenido en el mitin de Cuenca justo antes de él.

El presidente le ha dedicado otra parte de su discurso por haber ganado las elecciones autonómicas cuando parecía “metafísicamente imposible” y haberle “dado la vuelta” a la situación económica de su comunidad. “Tal y como veo yo las cosas, que algo he aprendido, tengo la sensación de que esto va a ser para una larga temporada por suerte para Castilla-La Mancha”, ha añadido.

Mariano Rajoy ha bromeado con que no puede hablar de la herencia recibida de los socialistas sin que le echen “una bronca”, pero ha dicho que en el caso de Castilla-La Mancha es necesario explicarla “para que haya un juicio justo”. Cospedal “llegó en la peor de las situaciones y le dio la vuelta”. “Hay que reconocerlo y repetirlo”, ha afirmado.

EL PSOE SE DEBE “REGENERAR”

La tercera pata del discurso de Rajoy en Cuenca ha sido la defensa de la marcha económica del país gracias a su Gobierno y la defensa también de la candidatura. Según ha dicho, votar al PSOE supone apoyar políticas fracasadas y ha preguntado “qué han hecho los europeos” para merecerlo.

No se puede votar al Partido Socialista, no van a parte alguna hasta que no se regeneren, hasta que no cambien y aprendan es muy difícil que tengan posibilidad alguna de hacer algo razonable en este país“, ha dicho.

Ha vuelto a explicar lo importantes que son las decisiones que se toman en Europa en la vida diaria de los españoles y la necesidad de que trabajen allí partidos grandes con capacidad de influir, no formaciones minoritarias a las que apoyar supondría “tirar el voto”.