Compartir

El Parlamento Europeo apoya activamente la introducción de una política europea de inmigración. En cuanto a la admisión de nacionales de terceros países, propugna el desarrollo de medios jurídicos, en particular para reducir los incentivos a la inmigración irregular.

En su Resolución sobre el Programa de Estocolmo, aprobada el 25 de noviembre de 2009, el Parlamento instaba a que las políticas relativas a la integración, la inmigración y el asilo se basasen en el pleno respeto de los derechos fundamentales. Una vez más, lamentaba la devolución y las expulsiones colectivas a países en los que no se respetan los derechos humanos. Esta institución siempre ha subrayado la importancia de responder a las necesidades de los grupos más vulnerables, como los refugiados y los menores de edad.

Así, el Parlamento Europeo ha participado activamente en la aprobación de nueva legislación relacionada con la inmigración, reflejada en aspectos como:

Derechos de los solicitantes de asilo y vigilancia de las fronteras: El PE aprobó el nuevo Sistema Común Europeo de Asilo. Este paquete de normas fija procedimientos y plazos comunes para el tratamiento de las solicitudes de asilo, introduce requisitos mínimos de acogida y pone fin a las transferencias de solicitantes de asilo a Estados miembros que no puedan garantizarles unas condiciones de vida dignas. Más de 330.000 personas solicitaron asilo en los países de la UE a lo largo de 2012. De ellas, 2.565 lo hicieron en España.

Sistema Europeo de Vigilancia de Fronteras (Eurosur): Esta red de comunicación permitirá a los Estados miembros estar mejor equipados para prevenir, detectar y combatir la inmigración ilegal, pero también para reaccionar más rápidamente y salvar las vidas de los inmigrantes en peligro, especialmente en el Mediterráneo.

Fondo de Asilo, Migración e Integración de la UE: Dotado con 3.100 millones de euros hasta 2020, de los que España recibirá 257 millones. Los países deberán utilizar al menos el 20% de la cantidad que perciban en políticas de integración de inmigrantes y otro 20% adicional en mejorar sus sistemas de asilo.

Fondo de Seguridad Interior de la UE, del que España percibirá 195 millones para la vigilancia de fronteras.

Libre circulación entre fronteras: Reforma de las normas que regulan el funcionamiento del espacio europeo sin fronteras internas. Las nuevas reglas permitirán el envío por sorpresa de equipos de inspección para comprobar que no se imponen controles ilegales en las fronteras internas del área Schengen. Según un reciente Eurobarómetro, el 62 por ciento de los europeos piensa que la libertad de circulación es el principal logro tras 50 años de integración europea.