Compartir

Ocho años después de la terrible tragedia en el Metro de Valencia donde murieron 43 personas y otras 47 resultaron heridas, se ha imputado a tres directivos de Ferrocarrils de la Generalitat.

La misma jueza que archivó el caso en el año 2007 ha citado a declarar en junio a estas tres personas como imputadas en el accidente de julio de 2006. El caso se reabrió cuando saltó a la luz en el programa Salvados y por una alegación bajo el debate de si habían funcionado bien las balizas de limitación de velocidad instaladas en la curva del tramo de la estación de Plaza España a Jesús.

Los imputados, que declararán en junio, son el director de Explotación, Vicente Contreras; el director técnico, Francisco García, y el jefe de la DIEC, Francisco Orts.