Compartir

La presidenta del Círculo de Empresarios, Mónica de Oriol, que es semana propuso eliminar el salario mínimo y abaratar el despido para los jóvenes sin formación, ha querido quitar hierro a sus polémicas declaraciones. Ha reconocido que empleó una expresión “muy poco afortunada”.

En un comunicado De Oriol ha precisado que entiende que todas las personas “tienen dignidad y valía” independientemente de su formación. Y pide disculpas “a todos los que haya molestado”. 

En sus declaraciones del pasado jueves la presidenta del Círculo de Empresarios propuso eliminar el salario mínimo para este colectivo porque, según ella, “todos compramos cuando lo que se nos ofrece es a precio razonable”.