Compartir

El pasado miércoles el estado de Georgia
ratificó la nueva ley HB60, la cual permite portar armas de fuego en todo el
estado sin problema alguno, con el derecho a su uso si el portador siente
amenazada su seguridad. Por suerte, uno de los primeros borradores de esta ley
permitía llevar armas a los jóvenes en los colegios, pero fue rápidamente eliminada.

El propulsor de esta nueva ley ha
sido el propio gobernador del estado de Georgia Nathan Deal, conocido por ser
un defensor de la Segunda Enmienda y estar muy unido a la NRA (Asociación
Nacional del Rifle)
.

Nathan Deal ha declarado en la
sesión legislativa: “Los miembros que fundaron nuestra nación escribieron el
derecho a llevar armas junto a los derechos de libertad de expresión y de
culto. Los habitantes de Georgia abrazan estos valores”.

Aparte de poder portar armas de
fuego, a los usuarios se les permitirá utilizar silenciadores sólo bajo
actividades de caza, y además se prohíbe la creación de una base de datos,
borrando los datos actuales,  así como el
registro digital de huellas de los compradores.

Los opositores ya se han puesto
en pie de guerra alegando que esta ley traerá más violencia e inseguridad a las
calles Georgianas
. Los estudios indican que un 5% de la población del estado
americano tienen licencia de armas, lo que implica cerca de 50.000 personas.