Compartir

Según la Casa Blanca, el mandatario quiere discutir con el pontífice sobre la lucha que ambos comparten contra la pobreza y la desigualdad.

Tras visitar el Consejo Europeo y la Comisión Europea este miércoles, Obama se reunirá este jueves por primera vez con el Papa Francisco en la Ciudad del Vaticano. La última vez que el presidente estadounidense estuvo en el Vaticano fue el 10 de julio de 2009, hace 4 años y ocho meses, para reunirse con Benedicto XVI. El Papa le regaló en aquella ocasión la Encíclica 'Caritas in veritate' y 'Dignitas personae', con algunas cuestiones bioéticas.

El presidente de EEUU visitará el Vaticano 95 años después de la primera visita de un presidente de Estados Unidos. Hasta ahora son doce los presidentes estadounidenses que han visitado el Vaticano para reunirse con 6 pontífices, incluyendo la visita de Barack Obama anunciada el martes 21 de enero.

Actualmente, la Santa Sede mantiene relaciones diplomáticas plenas con 179 países. Sólo 17 países soberanos no mantienen relaciones diplomáticas con la Santa Sede. Nueve de ellos son Estados musulmanes: Afganistán, Arabia Saudí, Brunei, las Comores, las Maldivas, Mauritania, Omán y Somalia. Otros cuatro son Estados comunistas: China, Corea del Norte, Laos y Vietnam. Los otros Estados son Bután, Botswana, Birmania y Tuvalu.

En algunos casos, las relaciones diplomáticas se remontan a varios siglos; en otros casos, son relativamente recientes. En España hay acreditado un Nuncio desde 1577.

RUSIA “NO LIDERA NINGÚN BLOQUE DE PAÍSES”

Entre tanto y mirando a Rusia y Ucrania, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, lanzó este miércoles un nuevo llamamiento a la UE y a la comunidad internacional para que rechacen la intervención de Rusia en Ucrania y la anexión de Crimea, pero ha vuelto a descartar una intervención militar para resolver la crisis o una nueva 'guerra fría' porque Moscú no lidera ningún bloque de países o una ideología.

“No nos equivoquemos. Ni EEUU ni Europa tienen ningún interés en controlar Ucrania”, ha dicho Obama durante un discurso pronunciado en el Palacio de Bellas Artes de Bruselas sobre las relaciones entre la UE y EEUU que se ha acabado centrando en el conflicto entre Rusia y Occidente. “No estamos entrando en una nueva 'guerra fría'. Después de todo, a diferencia de la Unión Soviética, Rusia no lidera ningún bloque de naciones ni ninguna ideología internacional”, ha resaltado el presidente norteamericano.

EEUU y la OTAN, ha sostenido Obama, “no buscan ningún conflicto con Rusia” y admiten que Moscú “no será desalojado de Crimea o disuadido de aumentar la tensión mediante la fuerza militar”. “América y el mundo, y Europa, están interesados en una Rusia fuerte y responsable, no débil. Queremos que el pueblo ruso viva con seguridad, prosperidad y dignidad como cualquier otro, orgulloso de su historia”, ha asegurado.

“Pero eso no significa que Rusia pueda pisotear a sus vecinos. Sólo porque Rusia tiene una profunda historia con Ucrania no significa que pueda dictar su futuro”, ha insistido el presidente estadounidense, que ha rebatido uno por uno los argumentos utilizados por Moscú para justificar su intervención en Crimea, como su similitud con los casos de Kosovo o Irak. “Ninguna cantidad de propaganda puede convertir en correcto algo que el mundo sabe que está mal”, ha dicho.

El presidente estadounidense ha reiterado que “si los líderes rusos continúan en la actual dirección, juntos, garantizaremos que su aislamiento sea más profundo”. “Las sanciones se ampliarán y sus estragos en la economía rusa, así como en su peso en el mundo, aumentarán”, ha amenazado.