Compartir

“Sólo un 7% votó por el restablecimiento de la Constitución de la República de Crimea de 1992 y el estatus de Crimea como parte de Ucrania”, dice el comunicado del Instituto de Estudios Sociológicos y Políticos.

En la consulta popular, los habitantes de Crimea contestaron a dos preguntas: “¿Se pronuncia a favor de la reunificación de Crimea con Rusia como entidad federal?” y “¿Se pronuncia por restablecer la Constitución de la República de Crimea de 1992 y el estatus de Crimea como parte de Ucrania?”.

PIDEN LA ANEXIÓN A RUSIA

El Parlamento de Crimea pedirá este lunes 17, en una sesión extraordinaria, al presidente de Rusia, Vladímir Putin, la incorporación de esta autonomía a la Federación Rusa, dijo el primer ministro crimeo, Serguéi Axiónov. “Haremos todo lo más rápidamente posible, aunque cumpliendo todos los requisitos legales”, dijo a la agencia rusa Interfax.

De acuerdo con el viceprimer ministro del Gobierno prorruso crimeo, Rustam Temirgálev, los habitantes de la península podrán recibir el pasaporte ruso, el permiso de conducir y otros documentos por el “procedimiento de urgencia”.

En la ciudad de Sebastopol, donde tiene su base la flota rusa del Mar Negro, y con un estatuto especial, la participación alcanzó el 85%. En Simferópol, en la plaza de Lenin, frente al edificio del Gobierno crimeo, centenares de personas celebran por adelantado la victoria de la reunificación con Rusia ondeando banderas tricolores rusas y crimeas, mientras tiene lugar un concierto.

Los representantes de la comunidad ucraniana acusaron a las autoridades separatistas de fraude y la minoría tártara boicoteó la consulta. Con todo, será el Parlamento el que deba refrendar mañana, lunes, los resultados de la consulta popular durante una sesión extraordinaria.

A partir de ese momento, la república autoproclamada independiente se dirigirá al presidente ruso, Vladímir Putin, para que acepte a Crimea en el seno de la Federación Rusa.

Más de un millón y medio de votantes fueron llamados a las urnas en Crimea, mientras en la también secesionista ciudad portuaria de Sebastopol eran más de 300.000 los electores con derecho a voto en un idéntico plebiscito separatista.

Crimea siguió adelante con el referéndum pese a que el sábado la Rada Suprema de Ucrania disolvió el Parlamento separatista, que convocó la consulta y aprobó esta semana una Declaración de Independencia.

Estados Unidos, la Unión Europea y la gran mayoría de la comunidad internacional ha asegurado que no reconocerán los resultados del referéndum separatista y mantienen su defensa de la integridad territorial de Ucrania.

SIN LEGITIMIDAD INTERNACIONAL

“El referéndum es ilegal, ilegítimo y su resultado no será reconocido”. Los presidentes de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, no han esperado a conocer el resultado de la consulta celebrada en Crimea para advertir de que la comunidad internacional no tendrá en cuenta el veredicto final. En un comunicado emitido de forma conjunta, ambos mandatarios recuerdan que, tal y como declararon los líderes de los Veintiocho socios comunitarios el pasado 6 de marzo, “la UE considera que la celebración del referéndum es contraria a la Constitución de Ucrania y la ley internacional” y, por tanto, “ilegal y sin legitimidad”.

La Casa Blanca también insistió en que no reconoce el resultado de la consulta en Crimea, al que se refirió poniendo entre comillas la palabra “referéndum” en un comunicado. “No se debería tomar ninguna decisión sobre el futuro de Ucrania sin el Gobierno ucraniano. Además, esta votación no era necesaria. El Gobierno ucraniano ha dejado clara su disponibilidad para debatir un mayor grado de autonomía para Crimea”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, que también subrayó la convocatoria de elecciones el 25 de mayo.