Compartir

Según ha informado un portavoz de la Comandancia de Melilla, los hechos ha ocurrido en la frontera de Beni-Enzar, al apreciar los guardias civiles que prestan servicio de vigilancia fiscal que una persona accedía a pie procedente de Marruecos portando una maleta de grandes dimensiones que despertó sus sospechas.

Así, ha detallado que esta persona arrastraba la maleta con “gran dificultad”, apreciando además los agentes que el peso de la misma estaba mal distribuido. Al ser reclamado este individuo para la identificación e inspección de dicha maleta, “este continuó su camino sin hacer caso a los agentes en su requerimiento, e intentando huir de forma veloz hacia la ciudad de Melilla, dejando la maleta allí abandonada”. Tras una breve persecución a la carrera, los agentes consiguieron darle alcance, reducirlo y detenerlo.

Tras la apertura de la maleta, en presencia de su portador “y ante la sorpresa de los agentes se pudo comprobar que en su interior iba oculta una persona de origen subsahariano, que pudo salir de la maleta por sus propios medios”.

El portavoz policial ha indicado que la persona allí oculta es un joven de 19 años de edad, indocumentado, que dice proceder de Mali, el cual ha sido puesto a disposición judicial en calidad de testigo y al que posteriormente se le aplicará la vigente Ley de Extranjería.

La persona que portaba la maleta, es un varón de nacionalidad marroquí con residencia legal en la provincia de Lleida, cuyas iniciales son N.N. de 39 años de edad, que en calidad de detenido ha pasado también a disposición judicial como presunto autor de un delito contra los ciudadanos extranjeros, por tráfico de personas o de inmigrantes.