Compartir

La mujer ejecutada quería cobrar el dinero del seguro, según ha informado un funcionario de la prisión.

Suzanne Basso, de 59 años, ha muerto a las 18.26 horas (las 1.26 horas en la España peninsular) por inyección letal en la cámara de ejecuciones de la Penitenciaría Estatal de Huntsville -ciudad ubicada en el norte del estado de Alabama-.

Se trata de la decimocuarta mujer ejecutada en Estados Unidos desde que la Corte Suprema del país norteamericano restableció la pena de muerte en 1976.