Compartir

Feijóo ha sido claro en una entrevista con Onda Cero recogida por Europa Press: “Espero y deseo que cuando el texto entre en las Cortes pueda tener alguna mejora”.

Sobre las discrepancias en el seno del partido relativas a la reforma, ha asegurado que “se ha comentado en público y en privado y ahora toca trabajar en privado y la ley del aborto de 1985 es un buen planteamiento“. Ha recordado, además, que el Ministerio de Justicia “sigue trabajando” en la reforma y “ahora toca que cada uno traslade motivadamente a un papel lo que defienda porque el gobierno y el presidente han aceptado que el partido traslade sus planteamientos (sobre la reforma)”.

Ha restado importancia a las diferencias en el PP sobre la reforma porque, a su juicio, “sorprendería que en un partido de centro derecha no hubiese ningún debate al respecto, y eso acredita que es un partido que intenta reflejar a la sociedad que representa”. El dirigente popular ha incidido en que éste “no es un tema para decir blanco o negro” pero el PP tiene “el interés de acertar y el interés de conciliar los dos derechos”.

Para Feijóo legislar sobre el aborto “es un asunto que trasciende a la política, se mete en la moral, la ética y en el planteamiento de cada ciudadano”. En su opinión, a “cualquier persona de buena fe, con independencia de su ideología, de su moral y de su ética, le tiembla la mano a la hora de legislar en estos asuntos, por ese motivo hay que buscar el equilibrio entre dos bienes jurídicos protegidos, los derechos del concebido y de la madre”.

El presidente de la Xunta ha recordado el antecedente de la Ley de 1985 y la doctrina del Tribunal Constitucional “que no fue recurrido por ningún gobierno del PSOE ni del PP” y, a su entender, “es un buen planteamiento de incio en el que basar el proyecto”.

Ha recordado, no obstante, el compromiso del PP de modificar la ley de plazos de 2010 y “por supuesto no aceptar que una menor pueda tomar una decisión de esa trascendencia sin consentimiento de los padres “.