Compartir

La noticia del golpe asestado por las fuerzas de seguridad contra el entorno de ETA, que ayer detenían a ocho presuntos responsables del control de los presos de la banda, se ha visto oscurecida por el error garrafal del Ministerio del Interior. Poco después de las 15.00 horas Interior divulgaba a través de Twitter una nota de prensa en la que anunciaba los arrestos… cuando la Guardia Civil  ni siquiera había salido de los acuartelamientos.

Luego vino la corrección…

La propia Unión de Guardias Civiles ha tachado la gestión de Interior como de “error monumental” y ha denunciado que se han perdido pruebas fundamentales, pues eliminado el factor sorpresa, cuando llegaron al despacho de abogados en el que supuestamente se encontraban reunidos los sospechosos de trasladar y supervisar las órdenes de ETA en las cárceles, éstos se encontraban destruyendo pruebas y cerrando ordenadores.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha anunciado que abrirá diligencias informativas contra la nota de prensa en la que se adelantaba la operación antiterrorista realizada este miércoles contra el denominado 'frente de makos' de ETA (frente de cárceles).

La investigación fiscal tratará de aclarar lo ocurrido y estudiar si de ello pueden derivarse responsabilidades penales.

La operación se ha saldado con la detención de ocho personas, entre ellas los abogados Jon Emparantza y Arantza Zulueta, encuadrados en el sector más duro del entorno etarra.