Compartir

Las autoridades sanitarias rusas han confirmado que hay catorce víctimas mortales y 28 heridos, de los cuales 27 están recibiendo tratamiento en hospitales. Entre los heridos figura un bebé de entre cinco y seis meses de edad. La explosión, según los primeros análisis del Comité de Investigación (la Policía federal rusa), ha sido causada por un artefacto compuesto por cuatro kilogramos de TNT.

El Comité de Investigación (la Policía federal rusa) considera que el atentado ha sido perpetrado por un terrorista suicida y no mediante un artefacto explosivo activado a distancia, ha informado la cadena de televisión Russia Today en su página web.

El portavoz de este organismo policial, Vladimir Markin, ha informado que la explosión ha sido causada por un terrorista suicida, un día después de que una terrorista suicida acabara con la vida de 17 personas en una estación ferroviaria de la misma localidad.

“Los investigadores creen que el momento y el lugar del atentado terrorista han sido decididos porque esta línea de autobuses es utilizada por muchas personas, incluidos estudiantes de muchos centros cercanos”, ha indicado Markin.

Los investigadores creen que los atentados del domingo y del lunes están conectados. Las dos bombas empleadas tenían fragmentos metálicos similares, colocados en los artefactos para causar más daños.