Compartir

El Gobierno ha acometido la reforma de la Ley del aborto dos años después de su llegada al Gobierno. Tal y como se esperaba regresa a una ley de supuestos en la línea de la ley de 1985. No obstante, en este caso se reducen los supuestos a dos: violación y grave peligro para la salud de la mujer. Durante de la rueda de prensa del Consejo de Ministros el ministro de Justicia ha insistido en que en es te último caso se exigirá un informe médico que acredite el posible daño y su gravedad. Este daño puee ser físico o psíquico.

Según Gallardón, “en el supuesto dramático del aborto, la mujer nunca es culpable, siempre víctima”.

En el supuesto de violación, ésta tendrá que haber sido denunciada previamente y solicitada dentro de las 12 primeras semanas de embarazo.

Gallardón ha insistido en que la reforma equilibra los derechos del no nacido con la defensa de los derechos de la mujer. “Cumple un compromiso de nuestro partido y recupera el equilibrio entre la protección del no nacido y de los derechos de la mujer”. 

En cuanto a la existencia de problemas fetales, Gallardón sólo ha
concretado que en caso de que “exista riesgo psíquico para la mujer” por
la existencia de anomalías fetales “incompatibles con la vida”
, se
requerirán dos informes: uno sobre el riesgo de daño para ella y otro
sobre el estado del feto, en el que “quede probada” dicha
incompatibilidad con la vida.