sábado, 15 agosto 2020 19:07

Cuatro de cada diez españoles, con dificultades para comprar comida y ropa

Al menos cuatro de cada diez personas en España de quince años y más tienen dificultades para pagar las cosas esenciales, como comida o ropa, según la encuesta 'Integración Social y Salud' del Instituto Nacional de Estadística (INE), publicada este lunes.

Los ingresos limitados, la subida de los precios, gastos extra, la situación financiera de un familiar y las dificultades para gestionar el presupuesto son algunas de las principales barreras que encuentran los españoles a la hora de enfrentarse al pago de estos productos esenciales.

Entre los menores de 65 años el porcentaje asciende al 44,9% y para los

de 65 y más años es del 36,0%.

Por situación laboral, en los grupos de personas desempleadas y de incapacitados para trabajar dos de cada tres indican dificultades para pagar lo básico.

Los principales motivos son los ingresos limitados (36,0%), la subida de precios (14,3%) y la situación económica de otro miembro del hogar (4,7%).

Del total de personas con discapacidad, el 8,7% tiene dificultades económicas por su condición de salud y, dentro de este grupo, siete de cada 10 se ven afectadas por tener ingresos limitados y cinco de cada 10 por la subida de precios.

La encuesta del INE señala también que cuatro de cada diez personas que actualmente no están realizando ninguna actividad formativa tiene dificultades para acceder a la formación.

Entre las principales razones están las económicas (15,3%), seguidas de la falta de tiempo (27,2%).

En el grupo de edad de 15 a 64 años, las barreras más mencionadas son las razones económicas (18,6%) y estar demasiado ocupado (33,3%), mientras que en las personas con discapacidad en este ámbito confluyen otras barreras, además de las económicas (41,4%), como no conocer las posibilidades de formación o por la falta de confianza propia.

FALTA DE OPORTUNIDADES PARA ACCEDER A UN EMPLEO

Seis de cada diez personas han señalado algún motivo por el que no pueden acceder al tipo de trabajo que consideran adecuado.

La barrera principal es la falta de oportunidades (el 40,9% de la población), seguida de la falta de experiencia o cualificación (20,4%).

Estos porcentajes aumentan entre las personas desempleadas al 84,2% y 31,2%, respectivamente.

Las personas con discapacidad para acceder a un trabajo adecuado señalan, además de la falta de oportunidades (46,1%) y de la falta de cualificación o experiencia (35,8%), dificultades para llegar al puesto de trabajo (23,8%), la falta de confianza propia o de otras personas (22,2%) y la pérdida de beneficios en caso de acceder al trabajo (20,0%).