Compartir

Reiteramos: ahorrar mientras se conduce, es posible. “La clave está en una conducción eficiente”, afirman en HTMBoxes. Cinco consejos sencillos y fáciles de llevar a cabo pueden ser la clave en una conducción más barata. Te los contamos a continuación

Reducir el peso: “No somos Fernando Alonso para utilizar componentes de carbono en nuestros vehículos pero, si no utilizamos diariamente las sillas y mesa de picnic del fin de semana, en lugar de llevarlas en el maletero, podemos dejarlas en el trastero de casa”, advierten desde HTMBoxes.

Mejora de la aerodinámica: “La baca, los porta esquís y porta bicis nos restan fuerza de avance (incluso cuando solo están instalados sin carga adicional). Cuando no los utilicemos para su cometido es mejor retirarlos de su ubicación ya que puede aumentar el consumo hasta en un 39%”. Viajar con las ventanas abiertas también ofrece una resistencia extra al avance del coche, “lo mismo ocurre con la instalación de alerones y otro tipo de extras no realizados por personal especializado”.

Neumáticos eficientes: La instalación y utilización de potentes equipos HIFI o multimedia que requieren un elevado consumo de energía, van a forzar a que el alternador reste potencia a la suministrada por el motor. El abuso de la utilización de sistemas de aire acondicionado y climatizadores por debajo de la temperatura de confort, también penalizará el consumo.

Mantenimiento: La realización regular del mantenimiento del vehículo es básica. Un filtro de aire en malas condiciones y la utilización de un aceite no adecuado o con excesivos kilómetros aumentarán el consumo.

Conducción tranquila y eficiente: “Evitar los acelerones bruscos y fuertes frenadas no solo nos permitirán ahorrar combustible sino que nos ayudarán a alargar la vida de los componentes de transmisión, suspensión y frenado de nuestro coche”, comentan desde HTMBoxes. Mantener una velocidad moderada es también muy importante a la hora de ahorrar combustible. A medida que se aumenta la velocidad del vehículo, el consumo de combustible no crece de forma lineal sino que lo hace de forma exponencial.

En definitiva, una conducción eficiente ayudará a no aumentar el consumo. El arranque, la elección de marchas adecuada y la progresión de las mismas junto a una conducción racional, anticipada y adecuada a las condiciones de la vía y de la situación del tráfico permitirán conducir de forma más económica y con mayor seguridad. “En ocasiones, levantarnos 5 minutos antes para acudir al trabajo nos permite evitar este tradicional y matutino atasco que aumenta nuestra factura mensual en carburante” afirman desde HTMBoxes.