Compartir

El indulto, la medida de gracia que el Gobierno concede, ha deparado situaciones realmente escandalosas y difíciles de explicar. Otras, en cambio, obedecen a motivos que sí se pueden comprender. En El Indultómetro se recopilan muchas de ellas, que aquí extractamos.

RAFAEL VERA Y JOSÉ BARRIONUEVO 

El exministro de Interior y el exsecretario de Estado del gobierno de Felipe González fueron condenados a diez años de cárcel en 1998 por el secuestro de Segundo Marey, un ciudadano francés al que confundieron con un cabecilla etarra, en una de las acciones de los GAL. El 23 de diciembre de ese mismo año el gobierno de Aznar les concedió el indulto de dos tercios de su pena y el tercer grado y pudieron pasar la Navidad en casa. En 2001 volvieron a la cárcel para cumplir la pena pendiente, pero pudieron salir en régimen de libertad vigilada en unas horas.

JAVIER GÓMEZ DE LIAÑO

El juez Javier Gómez de Liaño fue uno de los 1.328 indultados el 1 de diciembre de 2000. El entonces ministro de Justicia, Ángel Acebes, justificó el indulto masivo por la cercanía del fin del milenio y el hecho de que era año jubilar. El juez de la Audiencia Nacional había sido condenado a 15 años de inhabilitación en 1999 por un delito de prevaricación continuada en el caso Sogecable.

ALFREDO SÁENZ

El gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, en funciones, concedió el indulto al consejero delegado del Banco Santander el 25 de noviembre de 2011, justo antes de abandonar La Moncloa. Sáenz había sido condenado a tres meses de arresto e inhabilitación por acusación y denuncia falsa contra un grupo de empresarios, que fueron llevados a juicio gracias al juez Luis Pascual Estevill, que también fue condenado por prevaricación y detención ilegal por estos hechos. Gracias a la medida de gracia, el consejero delegado pudo mantener su puesto en el Santander. El 12 de febrero de 2013, el Tribunal Supremo anuló el indulto al considerar que el Gobierno no puede anular la normativa bancaria que prohíbe ejercer de consejero delegado de un banco a alguien con antecedentes penales por delito doloso.

COMANDANTE Y CAPITÁN MÉDICO DEL YAK-42

José Ramírez y Miguel Sáez, comandante y capitán médico del Yak-42, fueron condenados a 18 meses de prisión y un año de inhabilitación por falsear las identificaciones de treinta de los 62 cadáveres de los militares que perdieron la vida en el siniestro en Turquía. El indulto del ministro Gallardón, el 20 de abril de 2012, anuló la inhabilitación de los condenados.

CUATRO MOSSOS D'ESQUADRA CONDENADOS POR TORTURA

Cuatro mossos d'Esquadra fueron condenados por torturar a un hombre detenido equivocadamente, amenazarle, golpearle y meterle
una pistola en la boca para obligarle a confesar. Tras un primer
indulto en febrero, las penas se redujeron a dos años de condena y
evitaron la cárcel. La medida de gracia permitió cambiar la
inhabilitación por una suspensión temporal, lo que les permitiría
regresar al cuerpo. La Audiencia Provincial de Barcelona se opuso a
su liberación y decidió decretar su ingreso en prisión pese a que no
tenían antecedentes y la pena no superaba los dos años. El Gobierno de
Rajoy volvió a indultarles el 23 de noviembre de 2012 y dejó sus penas en una multa de 7.200 euros.

EL GRAPO PARALÍMPICO

Sebastián Rodríguez Veloso fue condenado a 84 años de cárcel por el asesinato como activista de los GRAPO del empresario andaluz Rafael Padura. Tras una huelga de hambre, quedó parapléjico y el Gobierno decretó su libertad condicional en 1994. En 2007, el gobierno de Zapatero le concedió el indulto a cambio del pago de las indemnizaciones pendientes. Poco después comenzó su carrera deportiva. Ha estado en los últimos Juegos Paralímpicos, incluido el de Londres, y suma más de una decena de medallas.

MONTES NEIRO

El preso común más antiguo de España, Miguel Francisco Montes Neiro, fue indultado hasta en tres ocasiones por el gobierno de Rajoy, la primera en 2011, ya que su largo historial de delitos menores contaba con sentencias en varios tribunales. Después de pasar casi 36 años en la cárcel desde que entró en 1976 por negarse a realizar el servicio militar, 27 delitos y 14 intentos de fuga, salió de prisión en febrero de 2012.

DAVID REBOREDO

Fue condenado en dos ocasiones por vender unas papelinas de heroína: en 2010 por un delito contra la salud pública y en 2007 por tráfico de drogas. Cada una de las condenas sumaban tres años y medio de cárcel, por lo que fue a prisión el 5 de diciembre de 2012. El Tribunal Supremo rebajó la sentencia de 2007 a dos años de cárcel y el Gobierno de Rajoy decidió, el 15 de marzo de 2013, concederle el indulto por la otra pena, que quedó en una multa de dos euros al día durante dos años. Antes de entrar en prisión colaboraba en un centro de ayuda a drogodependientes y su caso despertó una gran simpatía en Galicia.

LUIS VELASCO

Velasco fue condenado a cinco años de cárcel por tres delitos contra la Hacienda Pública y apropiación indebida mientras era administrador de la Universidad Europea (entonces CEES). La sentencia consideró probado que había presentado liquidaciones falsas del impuesto de sociedades para apropiarse de, al menos, 420.000 euros. Fue indultado el 25 de junio de 2010 por el gobierno del PSOE y se suprimieron todas las penas de prisión que recaían sobre él.

JUAN HORMAECHEA, EXPRESIDENTE DE CANTABRIA

Fue condenado por malversación de caudales públicos e indultado en dos ocasiones. Primero, en 1995, tras una primera sentencia que le condenaba a seis años de cárcel, gracias al gobierno de Felipe González. Por segunda vez, el 21 de enero de 2011 por Zapatero, tras la repetición del juicio y la ratificación de la pena de tres años por parte del Tribunal Supremo. Los hechos por los que fue condenado se produjeron durante su primer mandato (1987-1990), al que accedió tras liderar las listas cántabras de Alianza Popular.