Compartir

or primera vez en los últimos años no hay una sola mujer para liderar un gran partido nacional en las apuestas iniciales. Y no lo hay, porque no es una, sino dos las mujeres que parecen encabezar las encuestas entre los españoles para ese menester. Son Carme Chacón, ex ministra de José Luis Rodríguez Zapatero, y Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía y secretaria general de la poderosa Federación Socilista de Andalucía.

Tras la irrupción en el escenario de las primarias del PSOE de Díaz, ésta se ha convertido en una nueva estrella y parece que se ha abierto hueco a golpe de ilusión entre los suyos con llamamientos a liderar a la izquierda social en el calle.

Mientras, la vuelta de Carme Chacón, perdedora aunque fuera por los pelos del último Congreso del PSOE, en el que disputó a Alfredo Pérez Rubalcaba la Secretaría General del PSOE, no es casualidad. Ni mucho menos. Vuelve con fuerzas renovadas el presunto futuro apoyo de los ciudadanos. Y es que consultados por Sigma Dos, la mayoría la prefiere a ella al frente del partido, sólo superada en porcentaje por el no sabe/no contesta.

Y lógicamente no es lo mismo que las preguntas acerca del liderazgo socialista las conteste un votante popular que uno de IU que uno del PSOE. Pero el apoyo mayoritario a la catalana  se produce en  todos los segmentos de las respuestas, incluidos los votantes del PSOE -que finalmente es lo que valdrá-, que se inclinan por Carme Chacón en un 27,2% a
pesar de que la catalana fue, de todos los presidenciables, la única
que en la reciente Conferencia Política no mostró abiertamente su
disposición a entrar en liza.

¿Y Rubalcaba? Rubalcaba tan solo lucharía por el podio socialista en esas futuras primarias, aunque no lo haría y eso es otra sorpresa, con el ex lehendakari Patxi López, sino con el otro socialista vasco siempre aludido cuando se habla de esto de renovar el PSOE, Eduardo Madina. Y ojo, porque en ningún segmento de las respuestas Rubalcaba ocupa el primer lugar en las preferencias ciudadanas. Ni siquiera el segundo.