Compartir

Hay dos formas de averiguar cuáles osn estos establecimientos. Pues acudir a quien más sabe de cocina… O la más directa, convertirte por un momento en un nuevo rico ruso: Consulta con los que más saben sobre los acaudalados del mundo, o sea, la revista Forbes. Esta publicación ofrece el listado de los establecimientos más caros y exclusivos del mundo. ¿Cuánto estarías dispuesto a pagar por ser un elegido?, ¿el exclusivo comensal en una de estas mesas? Eso sí, una recomen dación: Pénsalo bien antes de cruzar el umbral.

1. Aragawa (Tokio, Japón): ¿Te gusta la carne? ¿Eres adicto al chuletón de Kobe? Encontrar una reserva disponible en este discreto restaurante
japonés no es tarea fácil. Especializado en bistecs, el plato por
persona puede estar rondando, fácilmente, los 500 dólares. La calidad,
por supuesto, está garantizada.

2. L'Arpege (París, Francia): La mayoría de los chefs coinciden en afirmar que Alain Paisard,
el cocinero de este restaurante, es uno de los más precisos en la
cocina.
Passard creó un jardín orgánico en Sarthe (150 millas al sureste
de París) de donde lleva productos diariamente a su restaurante. Por
eso, una comida acá puede costarle 495 dólares. 3.- Masa (Nueva York, EEUU): El pescado fresco y los mariscos traídos directamente desde Tokio
todos los días, son razones más que suficientes para que un plato en
Masa le cueste alrededor de 400 dólares
. Un lugar apropiado para los
amantes y devotos del mejor Sushi.

4.- The French Laundry (San Franciso, EEUU): Construido en roca de río y madera en el año de 1900, esta antigua edificación alberga hoy uno de los mejores restaurantes del mundo. La carta está conformada por nueve platos -con opción vegetariana incluida-, de los cuales el más barato es de 240 dólares

5.- Alinea (Chicago, Estados Unidos): 
Su chef propietario, Grant Achatz, ha trabajado como chef
principal del restaurante The French Laundry y al lado de Ferrán Adriá
en El Bulli, de España. Las entradas de su menú -que van desde los 195
dólares en adelante-, son bautizadas por él mismo como todo un “viaje
culinario”
.