Compartir

En el caso concreto de España, los documentos de 'The Guardian' desvelan que el CNI y el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno británico (GCHQ) cooperaron a través de una compañía de telecomunicaciones británica, cuyo nombre no es desvelado en los documentos por tratarse de una información “estrictamente confidencial, cuya labor fue clave “para efectuar ejercicios a gran escala de vigilancia por Internet”, cita el diario británico.

El informe, con fecha de 2008, puntualiza no obstante que en el momento de su redacción “GCHQ todavía no se ha involucrado con el CNI a la hora de explotar la investigación” de direcciones IP de Internet –si bien apunta una futura reunión en este sentido para otoño de ese año– aunque sí destaca “avances a pasos agigantados” en la relación entre ambas agencias “a través de este socio comercial”, en relación a la anónima compañía británica, que ejerció una función de coordinación.

El resultado de esa cooperación propició “nuevas oportunidades y arrojó resultados sorprendentes”. “El socio comercial”, según el GCHQ,” ha aportado equipo al CNI, a la vez que nos mantiene informados, lo que nos capacita para invitar al CNI este próximo otoño para mantener conversaciones centradas en las IP”.

El documento concluye que la agencia de Inteligencia británica “ha encontrado un homólogo muy competente en el CNI, en particular en lo que se refiere al ámbito de las Operaciones Encubiertas de Internet”.