Compartir

La cooperativa vasca, con una deuda de 850 millones, está, en la actualidad, en situación de preconcurso de acreedores, aunque su filial polaca Fagor Mastercook ya ha solicitado un concurso voluntario de acreedores.

Fagor Electrodomésticos precisa de 170 millones para poder seguir subsistir y, tras la negativa de la Corporación Mondragon, donde está integrada la cooperativa, a facilitarle recursos al considerar que no es viable su proyecto, está centrada en buscar otras posibles vías de financiación.

Fuentes de la cooperativa han indicado que, por ahora, no se han logrado esos recursos para poder garantizar su futuro y reconoce que es “muy difícil”.

Fagor Electrodomésticos continuará en los próximos días con una labor intensa de búsqueda de recursos, pero se da un plazo de una semana o diez días, de manera que, si en ese tiempo, no lo consigue presentaría finalmente concurso de acreedores.