Compartir

Todos los años el desfile de las Fuerzas Armadas con motivo del Día de la Hispanidad despierta rumores y chascarrillos en torno a las autoridades que asisten, las que faltan, las que hablan entre sí y se evitan, los atuendos, las actitudes… En esta ocasión el Príncipe Don Felipe será sin duda el centro de todas las miradas por cuanto presiden por primera vez el desfile por las convalecencia de Don Juan Carlos.

Aunque la Casa Real desmintió que la abdicación fuera una planteamiento sobre la mesa, la salud del monarca hace que Don Felipe esté sustituyendo de hecho al Rey en actos cada vez más relevantes.

Así pues, el Heredero será el protagonista absoluto de una parada que, como viene siendo habitual, será aún más austera que en años anteriores.

ENTRE COLÓN Y PASEO DEL PRADO

El Ministerio de Defensa ha preparado este año un acto, que discurrirá entre la Plaza de Colón y el Paseo del Prado, con un formato muy similar al de 2012 y que costará unos 823.000 euros, un 16 por ciento menos que el año pasado, que se limitará prácticamente al paso de unidades a pie y en el que no podrán verse carros de combate ni 'cazas' por el centro de Madrid.

Los actos se iniciarán en torno a las 10.30 horas con la llegada de los Príncipes de Asturias a la plaza de Neptuno, donde recibirán los honores de ordenanza, tras los cuales Don Felipe revistará el Batallón de la Guardia Real, que le rendirá honores, y saludará a las autoridades.

La ausencia por primera vez del Rey, pero también de la Reina y el resto de la Familia Real, en la celebración del desfile por la Fiesta Nacional obligará a realizar cambios en el protocolo para ajustar el acto a los honores que la ley establece para el Heredero, diferentes a los que deben rendirse al jefe del Estado.

Según el reglamento, aprobado en 2010, durante la parada militar las banderas que portarán las grandes unidades no responderán al saludo castrense del Príncipe, ya que sólo lo hacen ante el monarca, y se tocará una versión más breve del himno nacional.

ESCUDO DE LA CASA REAL, GUIÓN DEL PRÍNCIPE

Pero al margen de quienes vayan a ocupar este sábado, la tribuna principal tendrá la misma apariencia que en años anteriores, ya que el escudo que presidirá el lugar es el de la Casa Real. No ocurrirá lo mismo con el guión que llevará la Guardia Real, en este caso el correspondiente al Príncipe de Asturias.

Don Felipe y Doña Letizia estarán acompañados durante el desfile en la tribuna principal por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; los presidentes del Congreso y del Senado, Jesús Posada y Pío García-Escudero, respectivamente; así como ministros y autoridades nacionales, autonómicas y locales.

También está prevista la asistencia al desfile de los presidentes de Madrid, Andalucía, Aragón, Castilla y León, Galicia, Cantabria, Castilla-La Mancha, Navarra, Extremadura, Canarias, Ceuta y Melilla, además de otros representantes de la vida política como diputados y senadores.

Tras los homenajes a la bandera y a los que dieron su vida por España, la Patrulla Águila, formada por siete aviones C-101 de la Academia General del Aire, realizará una pasada formando los colores de la enseña nacional. Éste será el único ejercicio aéreo que podrá verse durante la parada militar, ya que este año, como ya ocurrió en 2012, la bandera tampoco llegará desde el aire a manos de un especialista de la Patrulla Acrobática del Ejército del Aire como una de las medidas de ahorro.