Quantcast

Explosión en la Basílica del Pilar de Zaragoza: El artefacto era un camping-gas y el cuarto ataque del año a la Iglesia

El artefacto que ha explotado en la Basílica del Pilar, en Zaragoza, es una bombona de camping-gas, cuya deflagración sólo ha provocado daños materiales, según fuentes policiales.

La Policía ve similitudes entre este atentado y el artefacto colocado en la catedral de La Almudena de Madrid, el pasado mes de febrero y que fue reinvindicado por un grupo anarquista.

En el caso del artefacto de La Almudena, su colocación fue reivindicada por el “Comando Insurrecionalista Mateo Morral”, que en un comunicado dijo que pretendían dar caña a la monarquía borbónica en sus lugares sagrados.

El subdelegado del Gobierno en Zaragoza, Ángel Val, ha indicado que el artefacto que ha explosionado está siendo analizando por la policía y ha señalado que una mujer ha sufrido lesiones en el tímpano, aunque de carácter menor.

El pequeño artefacto explosivo ha detonado a las 13.45 horas de este miércoles en el templo, en el pasillo central de la nave donde está el altar mayor, conocido como Vía Sacra de la Basílica, provocando únicamente pequeños daños materiales.

La policía ha desalojado posteriormente el templo y la plaza del Pilar, que han quedado acordonados, mientras que los establecimientos comerciales de la zona han cerrado sus instalaciones.

Val se ha personado en el lugar. Por su parte, desde la Delegación del Gobierno en Aragón han descartado que hubiera un segundo artefacto.

CUARTO ATAQUE A LA IGLESIA

El artefacto colocado en la Basílica del Pilar es el cuarto ataque explosivo registrado en menos de un año contra instituciones religiosas, según los datos recogidos por Europa Press.

Los dos primeros tuvieron lugar a finales de diciembre de 2012 cuando un grupo antisistema remitió dos consoladores explosivos al Arzobispo de Pamplona y al director de un colegio de los Legionarios de Cristo en Madrid. Este ataque fue reivindicado a través de Internet por medio de un comunicado que iba firmado por el siguiente grupo: “Club de Artesanos del Café para sus Nuevos Usos (ocasionalmente espectacular) – FAI/FRI. Grupo Anticlerial para el Fomento del Uso del Juguete Sexual – FAI/FRI”.

Bajo esta peculiar denominación, este grupo incluía estas reivindicaciones en un texto en el que animaban a atentar contra una sucursal bancaria. “No es necesaria mucha retórica para explicar los motivos para atacar una sucursal bancaria. Que cada cual ponga los suyos”, decía el comunicado recogido por Europa Press, que iba acompañado de un gráfico sobre cómo fabricar un artefacto explosivo con una cafetera, pólvora negra, tornillos (a modo de metralla) y tres bombonas de gas desechables unidas con cinta agresiva. “Determinación”, zanjaba este escrito.

Según el comunicado, los paquetes fueron enviados al arzobispo y al director del colegio el 20 de diciembre de 2012. “Este último causó heridas leves a una funcionaria de correos que lo estaba manipulando. Acepte disculpas por las molestias. La próxima vez no fallaremos. Nos estamos acercando”, señalaba este comunicado.

CATEDRAL DE LA ALMUDENA

El siguiente ataque tuvo lugar el 7 de febrero en la Catedral de la Almudena de Madrid donde Técnicos Especialistas en Desactivación de Artefactos Explosivos (TEDAX) de la Policía Nacional desactivaron un artefacto explosivo colocado junto a uno de los confesionarios del templo. Constaba de 200 gramos de pólvora, un recipiente metálico con un kilo de clavos, un detonador y un temporizador que consistía en un reloj despertador.

Las fuentes policiales consultadas por Europa Press admiten la dificultad que desde entonces tienen para identificar a los autores de aquella acción que al menos en Internet fue reivindicada por otro grupo hasta entonces desconocido: 'Comando Insurreccionalista Mateo Morral', llamado así en recuerdo del anarquista responsable del atentado contra el Rey Alfonso XIII y Victoria Eugenia el día de su boda, en el que fallecieron varias decenas de personas.

“Demostramos que vuestras guaridas santificadas son vulnerables. Los cimientos de vuestro poder han temblado por los kilos de nuestra pólvora sacrílega que busca romper con vuestra paz cívica basada en muertos y personas encerradas por años en el talego. Esto es la venganza. Superamos la barrera del miedo”, comenzaba diciendo el comunicado difundido por Internet recogido por Europa Press al que la Policía Nacional ha dado validez. Según decían, el objetivo de su acción en la catedral es “dar caña a la monarquía borbónica en sus lugares sagrados”.

La Policía lleva desde hace tiempo un control sobre diversos grupos anarquistas y antisistema radicales dispuestos a aprovechar la crisis para actuar con actos violentos. Según han detectado los expertos en Información de la Policía, este tipo de movimientos extremistas buscan organizarse mediante la realización de las llamadas acciones directas y la localización de nuevos objetivos.

Según estos trabajos policiales a los que ha tenido acceso Europa Press, los agentes son conscientes de que por el momento no se han producido actos de envergadura, pero se trabaja sobre la posibilidad de que puedan darse casos en el futuro. En ese sentido, tienen un control de las acciones de baja intensidad registradas hasta ahora.

Comentarios de Facebook