Compartir

Llega la hora depagar por utilizar los baños de la estación de tren de Atocha, en Madrid.

La decisión, como ya se publicó la semana pasada, la tomó Adif, la empresa que gestiona las infraestructuras ferroviarias, y a partir de ahora la gestión de esos baños la asumirá la empresa '2theloo', cuya sede está en Holanda.

Según Adif, con la medida se pretende que el cliente haga “un uso responsable” de estas instalaciones y “mejorar la calidad del servicio a los usuarios”.

Se deduce de todo esto que hasta ahora, ni el cliente hacía un uso responsable ni la calidad del servicio era la mejor.

Lo que no dice Adif pero que todo el mundo lo reconoce como un problema es otra de las causas por las que estos baños van a ser de pago: el llamado 'cruising' o encuentros de sexo entre hombres desconocidos en lugares públicos.

Y es que la estación de Atocha era, y es, uno de los epicentros de este 'cruising' en la capital de España. Es más, la estación de tren de cualquier ciudad siempre es escenario de esta práctica.

Quienes trabajan todos los días en Atocha (personal de limpieza, seguridad, etc.) lo saben, y siempre ven a los mismos tipos allí.

Por su parte, los que van a utilizar los baños para hacer realmente sus necesidades y no saben lo que se mueve allí, se encuentran muchas veces con miradas invasivas y gestos que le hacen a uno estar incómodo… y más si hay niños delante.

Adif es consciente de todo ello y cuando se refiere a hacer “un uso responsable” de estas instalaciones, hace una velada referencia a estas prácticas.

Por eso creen que con el pago de este servicio, y la “atención permanente presencial y especializada para garantizar la higiene y la seguridad en las instalaciones”, podrán evitar que se siga haciendo 'cruising'.

Y ya avanzan que la medida se podría extender a otras grandes estaciones del país donde ocurrirá más de lo mismo.

Pero el caso de Atocha aún tiene 'miga'. Los baños que van a privatizar son los de la estación denominada 'Puerta de Atocha', es decir, la del AVE, pero aún quedan otros que seguirán siendo gratis… de momento, ya que según nos avanzan fuentes autorizadas, esos baños serán pronto de pago también.

Esos baños están en la estación de Cercanías junto a la entrada del monumento de homenaje a las víctimas del 11-M. Basta con pasarse por allí para darse cuenta del anormal movimiento que tienen, más desde hace unos días que los otros están en obras.

En la puerta, un vigilante de seguridad como medida disuasoria. No quiere hablar del tema.

¿Acabarán cerrándolos? No serían los primeros. En la entreplanta del Cercanías había otros que Adif tuvo que cerrar por problemas de seguridad relacionados con el 'cruising' hace unos dos años.

La medida de Adif no es la primera que una empresa o una administración pone en marcha contra esta práctica.

Los intercambiadores de transportes de la Comunidad de Madrid son otro escenario típico de estos encuentros sexuales. Tanto el Consorcio Regional de Transportes como la propia Comunidad de Madrid sabían del problema y por eso encargaron a las empresas de vigilancia privada que siempre hubiera un vigilante en los baños.

Por su parte, ya hace años, en las inmediciones de la Bolsa, en la plaza de la Lealtad de Madrid, también se practicaba mucho el 'cruising' y el Ayuntamiento instaló más iluminación para evitarlo.

Las medidas de vigilancia también se reproducen en los centros comerciales y estaciones de autobús de toda España.