Compartir

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha rechazado que en el pasado hubiera financiación ilegal en el Partido Popular y ha asegurado que están “tranquilos” porque el llamado 'caso Bárcenas' está en manos de la Justicia y no se ha imputado a ninguna persona de su formación.

En una entrevista en Bloomberg TV durante su estancia en Nueva York, recogida por Europa Press, el jefe del Ejecutivo ha admitido que algunos de los apuntes publicados en los llamados 'papeles de Bárcenas' eran “ciertos”, pero ha recalcado que la “inmensa mayoría no lo son“.

Dicho esto, ha recordado que él ya se explicó con “meridiana claridad” durante “algo más de cinco horas” en la sesión extraordinaria celebrada en el Senado el 1 de agosto.

“Ahora está en manos de los tribunales y no han imputado absolutamente a ninguna persona y, por lo tanto estamos muy tranquilos en relación con este asunto”, ha manifestado.

“HAY COSAS QUE NO SE PUEDEN DEMOSTRAR”

Al ser preguntado si presentaría su dimisión en caso de que se demostrara que hubo fondos ilegales en sus campañas electorales, el presidente del Gobierno ha respondido que “hay cosas que no se pueden demostrar” y, por lo tanto, no tiene sentido hablar de lo que se puede o debe hacer si se demostrara.

No hubo financiación ilegal“, ha afirmado rotundo después.

Sobre si tiene previsto despedir a alguien del PP si se confirma que ha habido destrucción de pruebas de los ordenadores empleados por el extesorero Luis Bárcenas, Rajoy ha dicho desconocer que se haya producido “ninguna destrucción de pruebas”.

“Lo desconozco absolutamente”, ha reiterado, para añadir que lo único que sabe sobre este asunto es que el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz lo ha enviado “a otro juzgado” en Plaza de Castilla.

“Espero que éste tome una decisión y mantenga la ley pero no puedo hablar de eso porque no se nada de eso”, ha apostillado.