Compartir

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha recordado este miércoles el “anacronismo” colonial que supone la situación de Gibraltar, el único territorio no autónomo en Europa pendiente de deslocalización, y ha hecho un llamamiento a Reino Unido para retomar el diálogo sobre la soberanía del Peñón.

Mariano Rajoy ha incluido la reivindicación sobre Gibraltar en el discurso que ha pronunciado ante la Asamblea General de Naciones Unidas, tal y como ya hizo el pasado año y siguiendo la estela de anteriores presidentes del Gobierno como José Luis Rodríguez Zapatero o José María Aznar.

En su intervención, el presidente español ha recordado que Gibraltar, colonia británica, está incluida desde 1963 en la lista de territorios no autónomos pendientes de deslocalización de esta organización. “Es el único pendiente en Europa, afectando aún a nuestra integridad territorial”, ha subrayado.

En este sentido, ha incidido en que este “anacronismo” colonial sigue causando “inconvenientes” a los ciudadanos de Gibraltar y de la zona adyacente y ha denunciado el incumplimiento de la legislación internacional por parte de Reino Unido.

En concreto, ha recordado el mandato de Naciones Unidas según el cual Gribraltar no tiene la condición de “pueblo” con derecho a la autodeterminación y que apela a la negociación para una descolonización específica que desemboque en una reintegración territorial. Y ha hecho alusión también a la Declaración de Bruselas de 1984 por España y Reino Unido para establecer un nuevo proceso negociador.

En esta línea, ha reiterado un nuevo llamamiento al Reino Unido para “retomar el diálogo bilateral y la cooperación regional”. “Esta Asamblea General ha desarrollado una consolidada y universal doctrina legal sobre descolonización, que España ha hecho suya íntegramente”, ha recordado Rajoy, quien ha apelado a la “legitimidad que otorga la doctrina universal de la Asamblea General” para reclamar la vuelta a las negociaciones.

De hecho, el propio Rajoy reclamó en su intervención del pasado año en el mismo escenario abrir un diálogo “directo y sincero” sobre la deslocalización de la colonia británica argumentando que “se han perdido ya demasiados años” y abogó por la vuelta a las conversaciones bilatelares entre ambos países, que no se celebran desde el año 2002 por la oposición de Gibraltar a que Madrid y Londres hablen entre ellos de la soberanía del Peñón.