Compartir

El FBI ha solicitado la colaboración de la ciudadanía para recabar información sobre Alexis. “Ningún detalle es pequeño. Queremos saber todo lo que podamos sobre sus últimos movimientos y sus contactos”, ha dicho Valerie Parlave, adjunta a la Dirección.

Hasta ahora, las autoridades estadounidenses han podido determinar que Alexis tenía 34 años de edad y que en mayo de 2007 se alistó como reservista en la Marina, donde estuvo trabajando en los sistemas eléctricos hasta enero de 2011, cuando fue expulsado por mala praxis.

Desde entonces, estaba trabajando para el contratista civil Hewlett-Packard (HP) para los servicios de tecnología de la información de la Marina. Sus amigos han revelado que estaba enfrentado con HP por una cuestión de dinero.

Las primeras investigaciones apuntan a que Alexis consiguió entrar legalmente al cuartel de la Marina gracias a su tarjeta de identificación como trabajador de HP, aunque se desconoce si seguía trabajando para la empresa informática.

MÁXIMA ALERTA

A raíz de este tiroteo, las autoridades estadounidenses han declarado el estado de máxima alerta en Washington. La seguridad se ha reforzado en torno a edificios públicos, sobre todo gubernamentales, y a escuelas, donde son habituales estos sucesos.