Compartir

En declaraciones a los medios al lado del único foco activo en O Ézaro, la conselleira de Medio Rural e do Mar, Rosa Quintana, que ha acompañado al vicepresidente Alfonso Rueda en su visita a la zona, ha elevado a 2.200 las hectáreas afectadas, según los datos provisionales recogidos hasta las 13.30 horas de este sábado.

Por el momento, según ha explicado Rueda, sigue el nivel 1 decretado con la “prioridad” de que no haya peligro para las viviendas, mientras se trabaja para extinguir el fuego de este espacio natural.En este sentido, Rueda ha valorado “el esfuerzo y la intervención de muchísimos medios, tanto aéreos como terrestres” ante “un fuego muy importante” y “en el que se pasaron momentos muy difíciles” tras una noches con “grandes vientos”.

En las últimas horas y, sobre todo por la noche, cuando arreció el fuego por el viento, las fuerzas de seguridad han decidido desalojar medio centenar de casas para proteger a los vecinos, que intentan colaborar en las labores de extinción.

Recuperar un lugar emblemático

Aunque Rosa Quintana ha señalado que cada incendio “duele”, en este caso “es un lugar a donde lo turistas suelen venir” y “desde la Xunta se hará todo lo posible para recuperar lo más rápido posible”.

“Este es un lugar emblemático suelen venir muchos turistas, es una riqueza para la Comunidad autónoma, pero emblemáticos son todos y cada uno de los lugares donde se quema un solo metro cuadrado de terreno”, ha remarcado sobre O Ézaro y el Monte Pindo.

“Colaboración ciudadana” contra incendiarios

Así las cosas, Alfonso Rueda ha destacado que “se redoblarán los esfuerzos” para “identificar a los incendiarios”, a la vez que la investigación continúa su curso para determinar las causas del incendio, de manera que la Guardia Civil ha realizado diversas pesquisas en la zona. Tras reiterar que “los fuegos, en su inmensa mayoría, no son casuales, son provocados por incendiarios”, el vicepresidente del Gobierno gallego ha llamado a “la colaboración ciudadana” para identificar a los que prenden fuego.

En esta línea, ha pedido que “nadie piense que un incendiario no es un delincuente” para “que no exista amparo con ellos, que al final son personas concretas las que con su actividad delictivas provocan situaciones como las que se ven aquí estos días”.

Sobre este extremo, Quintana también se ha referido a “una serie de personas que está empeñadas en acabar con el patrimonio natural”. De hecho, ha emplazado a los vecinos a que ante “cualquier persona que resulte sospechosa, de una manera incluso anónima, puedan hacérnoslo llegar”, ya que considera que las líneas de investigación “son muy importantes”.

Críticas

A preguntas de la prensa sobre las críticas de la oposición y diferentes colectivos a la política contraincendios de la Xunta y sus medidas preventivas, Quintana ha replicado: “A mí me gustaría saber cuáles son las medidas de prevención que se pueden hacer en una zona tan rocosa como es el Monte Pindo”. “Si hay alguien con interés de hacer daño lo va a hacer”, ha sentenciado.

De esta manera, ha dicho “admitir todo tipo de críticas, pero desde luego, ninguna que vaya contra la profesionalidad con la que está trabajando todas las personas que arriesgan incluso sus vidas”.

Zona catastrófica

Preguntado sobre la reclamación del Pleno de Carnota para decretar zona catastrófica, el vicepresidente de la Xunta se ha remitido a “hacer todo lo posible para extinguir el incendio cuanto antes”, porque “a partir de ahí se puede hablar de todo”, pero ha dicho que le gustaría que “se pusiera el esfuerzo” en “articular las medidas penales para que aquellos que son declarados culpables de un incendio”.

Y es que Rueda ha pedido que los incendiarios también respondan por el coste de extinción y reparación del lugar. “Primero hay que extinguirlo y después valorar todo lo demás”, ha zanjado.

Incendios en Galicia

Preguntada por los diversos incendios en Galicia en los últimos días, Rosa Quintana ha subrayado que el “operativo está trabajando todos los días” y “están todos en alerta”, sobre todo por “las condiciones meteorológicas adversas” de las últimas jornadas.

Al respecto, se ha referido a las condiciones “muy duras” con “muchísimo calor” y viento del norte, pero ha dejado claro que estos elementos “no son los que provocan los incendios, hay detrás de ellos la mano del hombre”. Estas declaraciones se han realizado antes de que a partir de las 14.30 horas una fina llovizna haya caído durante unos minutos en la zona marcada por una inmensa humareda.