Compartir

No es la única medida de distensión. Además, Seúl y Pyongynag han decidido que el próximo mes de octubre comenzarán las visitas guiadas por Kaesong para los posibles inversores extranjeros, de acuerdo con la agencia de noticias surcoreana Yonhap.

El acuerdo ha llegado tras dos rondas de negociaciones entre los diez miembros -cinco surcoreanos y cinco norcoreanos- del comité conjunto creado el pasado 29 de agosto para fijar los términos de la reapertura del complejo industrial.

La segunda ronda de negociaciones comenzó a las 10.00 y se ha prolongado casi hasta la madrugada del jueves (hora local), dirigida por los jefes de las delegaciones surcoreana y norcoreana, Kim Ki Woong y Park Chil Su, respectivamente.

Tras seis ciclos de conversaciones en julio, finalmente el 14 de agosto ambos países llegaron a un acuerdo para normalizar la situación en el complejo industrial de Kaesong, que el Norte cerró unilateralmente en medio de la escalada de tensión bilateral.

Las dos Coreas no dieron una fecha exacta para la reapertura del complejo industrial, indicando que antes una comisión conjunta 'ad hoc' debería revisar las instalaciones y determinar su estado para, en caso de ser necesario, repararlas.

Además, acordaron “internacionalizar” Kaesong, permitiendo la entrada de inversores extranjeros, hasta ahora vetada, ya que Seúl ponía las empresas y Pyongyang la mano de obra, como garantía frente a un eventual cierre unilateral.

Los países vecinos también asumieron -como otra garantía- el compromiso de no llevar a cabo, “bajo cualquier circunstancia”, ninguna acción unilateral que pueda provocar el cierre del complejo industrial.

CIERRE DE KAESONG

El Gobierno de Kim Jong Un anunció el pasado 3 de abril que a partir de ese momento prohibiría la entrada a Kaesong de los trabajadores surcoreanos, y dio hasta el 10 de abril para evacuar a los 800 que entonces se encontraban en el complejo industrial.

Apenas cinco días después, Corea del Norte anunció la suspensión “temporal” de las actividades en Kaesong y la retirada de todos sus trabajadores para “analizar la situación y determinar si se autoriza su existencia o se cierra””.

El complejo industrial se encuentra en la región administrativa de Kaesong, en Corea del Norte, a unos diez kilómetros de la frontera común. Desde 2004, cuando abrió sus puertas, 123 empresas surcoreanas se han asentado allí para dar trabajo a 54.000 norcoreanos.

Kaesong es uno de los escasos ejemplos de cooperación entre las dos Coreas, que técnicamente se encuentran en guerra, ya que tras tres años de combates se limitaron a firmar un armisticio para poner fin a las hostilidades, en lugar de un acuerdo de paz.

ACERCAMIENTO BILATERAL

Desde junio, las dos Coreas están inmersas en un diálogo para resolver cuestiones pendientes y frenar la escalada de tensión de los dos últimos años, en los que el Norte ha realizado su tercera prueba nuclear, ha lanzado varios misiles y ha amenazado con atacar a Estados Unidos.

Al acuerdo sobre Kaesong, siguió el alcanzado para la reagrupación de las familias separadas por la guerra coreana (1950-1953) y la propuesta de Corea del Sur de reanudar las visitas turísticas al monte Kumgang.