Compartir

El presidente del Consejo Directivo del Fondo y ministro de Cultura y Deportes de Guatemala, Carlos Batzin, dijo al respecto que es “importante reconocer una serie de elementos que persisten en la visión de los valores éticos y morales de los pueblos indígenas”.

Batzin expresó que los pueblos indígenas no están en contra del desarrollo moderno pero sí exigen “que se respete a la madre naturaleza, una madre a la que hemos causado mucho daño”.

El Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe fue creado y ratificado por 22 países en la II Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno celebrada en Madrid (España) en julio de 1992.

El mecanismo está conformado por 22 países (19 de América Latina y el Caribe y 3 extraregionales) y su propósito es contribuir a la creación de las condiciones jurídicas, políticas, técnicas y financieras necesarias para el autodesarrollo de los pueblos indígenas.

El ministro panameño de Gobierno (Interior), Jorge Fábrega, afirmó en ese acto que la “ignorancia” respecto a los valores, costumbres y principios que rigen la normas de vida de las etnias originarias “llevan a cometer muchos errores” a quienes no son miembros de éstas, indicó un comunicado de su oficina.

Panamá es miembro del Fondo desde 1992 y participa en la reunión del Consejo Directivo con dos delegados, Esteban Arosemena, por el Gobierno Nacional, y Flaviano Iglesias, en representación de la Coordinadora Nacional de Pueblos Indígenas del país.

El Gobierno de Panamá se encuentra actualmente en el proceso de consulta con todas las etnias de un plan para el desarrollo integral de los pueblos indígenas del país.

El ministro Fábrega dijo en la apertura del encuentro que espera que al final de octubre próximo se pueda presentar y compartir el plan “una vez haya sido avalado por las etnias”.

De los 3,5 millones de habitantes de Panamá, aproximadamente el 11 % corresponde a indígenas distribuidos en siete etnias que han sido protagonistas de protestas en defensa de sus tierras ancestrales y contra la minería.