Compartir

En un comunicado, el sindicato asegura que en la sentencia, dictada por el citado juzgado el pasado 5 de septiembre, se considera probado que la empresa que gestiona los aeropuertos españoles vulneró el derecho de CSIF al no permitir la utilización del correo electrónico corporativo para sus tareas sindicales cotidianas.

Según el CSIF el juez ha calificado de “especialmente significativo” el hecho de que el correo corporativo había sido disfrutado por el sindicato durante meses y posteriormente revocado coincidiendo con la intensa actividad sindical desempeñada y su repercusión en medios de comunicación.

La sentencia entiende que el sindicato realiza una labor a favor de la protección de un derecho fundamental y el empresario “tiene la obligación de no adoptar decisiones de carácter meramente negativo, disuasorias o impeditivas”.

Además, el juez considera que el aeropuerto de Barajas es un centro de trabajo de unas características especiales por su extensión y el número de trabajadores que prestan servicios en él.

Por ello, estima que no permitir la utilización del correo electrónico corporativo o limitar el acceso a determinadas zonas de las instalaciones “puede suponer la imposibilidad material para que el delegado sindical” realice su actividad, “quedando en consecuencia vacías de contenido las previsiones y garantías reconocidas en la Ley Orgánica de Libertad Sindical”.

El juzgado insta a AENA a poner fin de forma inmediata a ese comportamiento “restituyendo el uso de la cuenta de correo corporativo e impartiendo las instrucciones oportunas para facilitar el acceso al delegado sindical de CSIF a los lugares del centro de trabajo”.