Compartir

“Esta terrible situación reclama una acción internacional, pero una respuesta militar o continuar con la provisión de armas puede encender una conflagración regional que resultaría en más muertes y miseria”, declaró la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay.

Al inaugurar en Ginebra la última sesión del año del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, la alta comisionada dijo que la única salida está en “una negociación inmediata de pasos concretos para poner fin al conflicto”.