sábado, 19 septiembre 2020 17:44

Kim Jong-un preside el desfile del 65º aniversario de la fundación de Corea del Norte

Miles de hombres uniformados con paso firme, el caractrístico paso militar coreano, vuelven a ser protagonistas de una celebración para hacer país. Multitud de  tropas del poderoso Ejército Popular norcoreano desfilan por la plaza de la capital frente al máximo dirigente del régimen, que observó el comienzo del acto en silencio rodeado de autoridades políticas y militares, según muestran las imágenes en directo de la televisión estatal norcoreana (KCTV).

El “líder supremo”, que raramente ofrece discursos en público, ha dirigido constantes saludos a las masas, que le respondían con consignas de fidelidad como “manse” -una especie de “viva” en coreano-.

Acompañan al desfile de los soldados y los vehículos militares multitudinarios mosaicos humanos formando la bandera nacional de Corea del Norte, mensajes como “65º aniversario” o “celebración” y los nombres de los líderes de la dinastía Kim, que ha estado al frente del país desde su fundación hasta hoy.

Este país, cuyo nombre oficial es República Popular Democrática de Corea (RPDC), fue fundado tal día como hoy en 1948 por Kim Il-sung, abuelo del actual líder fallecido en 1994, cuyo nombre ha estado hasta ahora omnipresente en el desfile, tanto sobre los mosaicos en la plaza como en la voz en off de los locutores de la KCTV.

El sexagésimo quinto aniversario de la fundación de Corea del Norte llega en un momento marcado por los intentos del régimen comunista de mejorar sus relaciones con el exterior tras una larga etapa de tensión que tuvo su cenit en la campaña de amenazas a Seúl y Washington de los pasados meses de marzo y abril.

Esta aparente voluntad de distensión ha cristalizado en varios avances que han permitido mejorar sus relaciones con la vecina Corea del Sur e iniciar negociaciones para recuperar proyectos en común, como el complejo industrial conjunto de Kaesong.