Compartir

“No es borracho ni drogadicto”, señaló en su habitual informe sabatino el mandatario que hace una semana había tildado de esa forma a Guevara, al relatar un altercado entre ambos en una calle de la capital.

El texto de la rectificación, leída por Correa, señala que “Jaime Guevara es malcriado y mentiroso” y que “tiene una enfermedad irreversible, cisticercosis, que provoca en él virulencia extrema y ataques epilépticos desde hace décadas, especialmente cuando tiene accesos de rabia e indignación contra quien no piense como él”.

Además, la aclaración justifica que esa enfermedad lleva al enfermo a “tener la mirada perdida, incapacidad de vocalizar palabras, dificultad para expresarse y mantener el equilibrio, todo lo cual lo hace parecer como borracho y bajo efecto de las drogas, más aún cuando apesta alcohol, seguramente por medicinas que toma”.

El escrito concluye que, “de acuerdo a personas que lo conocen y a sus propias declaraciones, (Guevara) no es borracho ni drogadicto”.

Con ello, el mandatario dijo “corrección realizada” y aceptó la posibilidad de ir a un eventual juicio por injurias, que Guevara no ha descartado.

“Mientras yo sea presidente no permitiré que cualquier patán, cualquier resentido, cualquier amargado afecte a la honra del presidente”, añadió Correa que incluso dudó de las habilidades de Guevara para el canto, tras opinar que hasta él canta mejor que el popular artista.

El pasado martes, Correa dijo que corregiría su declaración inicial sobre Guevara, aunque se rehusó a ofrecerle sus disculpas.

Según Correa, durante un recorrido por una de las calles de Quito, Guevara le hizo una “mala seña” con el dedo y que decidió recriminarle en persona, lo que le permitió apreciar que posiblemente estaba borracho y drogado, al no saber de su enfermedad.

Correa, por ello, aceptó que hubo un error de apreciación en el informe policial, pues el mismo cantautor, en las redes sociales, aclaró que es abstemio y que no consume drogas por su enfermedad y por principios ideológicos.

Sin embargo, remarcó que no pediría disculpas a Guevara, ya que “este señor no las merece” pues “él provocó este incidente” al hacer una seña obscena al mandatario.

Correa también criticó que el incidente haya sido resonado con amplitud por políticos y medios de comunicación contrarios a su gestión.

El suceso ha generado acalorados señalamientos en las redes sociales, debido a que Guevara, conocido como “El Chamo” o “cantor de contrabando”, es muy apreciado por la gente, debido a su adhesión permanente a las causas sociales.