Compartir

El mandatario reconoció hoy en una entrevista con la emisora Blu Radio que las protestas agrarias, los bloqueos en las carreteras y los posteriores enfrentamientos de manifestantes con la Policía han representado un duro revés a su gestión que le ha permitido “aprender lecciones y ratificar las decisiones correctas”.

Entre los aprendizajes destacó la necesidad de anticiparse a las situaciones, y destacó las aptitudes de los nuevos ministros en materia de “conocimientos” y proximidad con las regiones, lo que permitirá “desbogotanizar” el Ejecutivo.

Estas características, según dijo, hacen “idóneo” a este gabinete para afrontar los problemas que atraviesa el país y para acometer una posible transición hacia la paz si el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) firman la paz.

“Si se hace un recuento creo que es difícil encontrar mejores ministros para el momento”, agregó al repetir el calificativo que le dio ayer al nuevo grupo de ministros: “El gabinete de la unidad para la paz”.

La reforma ministerial anunciada el jueves por el jefe de Estado cambió a los titulares de cinco carteras comprometidos por las huelgas, nombró a nuevos responsables de la Secretaría General de la Presidencia y del Departamento Nacional de Planeación y ratificó a once ministros polares de su Gobierno.

Los nuevos ministros son el secretario General de la Presidencia, Aurelio Iragorri Valencia, que pasa a la cartera del Interior; el empresario Rubén Darío Lizarralde en Agricultura, el exfiscal y exprocurador Alfonso Gómez Méndez en Justicia, el político liberal Amílkar Acosta en Minas y Energía y la geóloga Luz Helena Sarmiento en Medio Ambiente.

Asimismo, la hasta ahora Alta consejera para el Buen Gobierno, María Lorena Gutiérrez fue designada secretaria General de la Presidencia, mientras que la nueva titular del Departamento Nacional de Planeación será la viceministra de Turismo, Tatyana Orozco.

Por el momento se desconoce cuándo tomarán posesión de su cargo estos ministros que han sido ubicados por la cabeza del Partido Conservador, Omar Yepes Alzate, en la línea del expresidente liberal Ernesto Samper (1994-1998).

Entre los ministros ratificados se encuentran los de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín; de Defensa, Juan Carlos Pinzón; de Comercio, Industria y Turismo, Sergio Díaz-Granados, y de Hacienda, Mauricio Cárdenas, áreas que funcionan como pilar del Gobierno de Santos.

Una encuesta bimensual de la firma Gallup divulgada el pasado miércoles reveló que la imagen desfavorable del presidente, que era del 44 % en junio, empeoró en agosto con las protestas y llegó al 72 %, el resultado más malo desde que Santos llegó a la Presidencia, el 7 de agosto de 2010.

Sobre este asunto, Santos justificó que la opinión pública es volátil y que no ignora las encuestas, pero tampoco gobierna “en función de ellas”, dijo, al insistir en que el país tiene claro cuál es el rumbo que tiene que seguir.

En un discurso que dio posteriormente en una asamblea empresarial en Cartagena, Santos minimizó hoy el resultado de la encuesta en una comparación con un partido de fútbol al afirmar que el resultado final es lo que cuenta.

“Y no importa que en la mitad del partido lluevan críticas y que bajen los números en las encuestas si tenemos la convicción de que estamos haciendo las cosas bien y de que estamos trabajando, que estamos esforzándonos, gambeta tras gambeta, para ganar el partido”, expresó.

El presidente le encomendó a los nuevos ministros, así como a los otros once que ratificó en su puesto, que desempeñen su labor con la mirada puesta en los posibles acuerdos que su Gobierno firme en La Habana con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

“Lo que se decida el próximo año va a determinar la vida de los colombianos para las próximas generaciones”, sentenció.